El Salvador buscará apoyo para reducir migración

El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén viajará la próxima semana a Washington para buscar apoyos para la iniciativa denominada Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, que busca reducir el fuljo de niños migrantes que viajan de forma irregular a Estados Unidos.

El secretario Técnico de la Presidencia de El Salvador, Roberto Lorenzana dijo a los periodistas el viernes que Sánchez Cerén y sus colegas de Guatemala y Honduras, países que forman el Triángulo Norte, se reunirán en Washington con el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden y el presidente del Banco Interamericano de desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

Lorenzana dijo que el objetivo del viaje es buscar apoyos para la iniciativa denominada Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte presentada por el BID y acogida por Guatemala, Honduras y El Salvador que busca "implementar medidas para fomentar el arraigo mediante la generación de oportunidades de desarrollo para la comunidad migrante, especialmente reducir el flujo de niños migrantes no acompañados que viajan en forma irregular a Estados Unidos".

Agregó que ante la crisis que generó el problema migratorio en los últimos años, particularmente la migración irregular de niños, Estados Unidos les ha pedido que presentaran el plan y "ahora tendremos una reacción".

"Nosotros estamos esperando que haya un compromiso de elevar los niveles de cooperación a la región, particularmente al Triángulo Norte", manifestó.

La propuesta del BID contempla componentes para dinamizar el sector productivo, para crear oportunidades académicas, desarrollar oportunidades para fomentar inversión en capital humano y mejorar los niveles de seguridad y de acceso a la justicia, según se explicó.

En julio, cuando los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador se reunieron en Washington con el mandatario estadounidense Barack Obama, establecieron medidas que en corto plazo han permitido reducir el flujo de niños a Estados Unidos.

Decenas de miles de menores no acompañados fueron detenidos tras ingresar sin autorización a territorio estadounidense en el último año, según la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza. La mayoría procedía de Honduras, Guatemala y El Salvador.