Canal de Panamá espera última carga de compuertas

El último embarque de cuatro nuevas compuertas para la ampliación del Canal de Panamá llega el miércoles desde Italia, lo que completa un paso crucial en el retrasado proyecto multimillonario que busca transformar el comercio marítimo.

"Con un avance de poco más de 80% (a septiembre 2014), el programa de ampliación sigue a buen ritmo", informó el viernes en su cuenta de twitter el administrador del canal Jorge Luis Quijano.

El nuevo complejo de esclusas "ha alcanzado hitos importantes en las últimas semanas... seguimos avanzando", agregó.

Con ese embarque se cumple el desplazamiento de las 16 nuevas compuertas que se utilizarán en el nuevo carril de esclusas en las entradas del Atlántico y Pacífico. La barcaza con la pesada carga arribará a un punto de acceso de las nuevas esclusas en el Atlántico.

El consorcio de empresas europeas, liderado por Sacyr de España e Impregilo de Italia, se comprometió a trasladar antes de febrero las 12 compuertas que faltaban como parte de un acuerdo con la Autoridad del Canal para resolver un conflicto contractual por supuestos sobrecostos de 1.600 millones de dólares que paralizó la obra a inicios de año. Los reclamos siguen su curso y serían resueltos por un árbitro.

Las autoridades canaleras ensalzan cada paso o hito alcanzado en el tramo final de la expansión de 5.250 millones de dólares, que se prevé esté terminada para fines de 2015 y operativa en los primeros meses del 2016, lo que representa un retraso de algo más de un año.

Por delante queda la instalación de las nuevas compuertas en sus respectivos nichos (ocho en el Atlántico y ocho en el Pacífico) y los trabajos electromecánicos. En las últimas semanas se han trasladado tres de las ocho compuertas rodantes del Atlántico al Pacífico.

La esclusa es principalmente una obra hidráulica que nivela las superficies de agua para que los barcos puedan navegar sobre canales.

La ampliación busca duplicar la capacidad operativa de un canal que cumplió 100 años y por donde pasa alrededor del 5% de la carga marítima comercial del mundo.