Polarización en Libia causa alarma

Los aliados occidentales de Libia expresaron el viernes su profunda preocupación por la polarización política en el país del norte de África, un día después de que la Corte Suprema declarara ilegales al nuevo parlamento y al gobierno.

Estados Unidos, Canadá y seis países europeos, entre ellos Gran Bretaña y Francia, emitieron una declaración conjunta en la que instaron a los partidos rivales de Libia a "poner fin a todas las operaciones militares y que se abstengan de tomar cualquier medida que aumente la polarización y las divisiones".

La declaración agregó que los ocho países estaban "analizando cuidadosamente la decisión" del Tribunal Constitucional Supremo de Libia, así como "su contexto y sus consecuencias".

El tribunal falló el jueves que las elecciones generales celebradas en junio fueron inconstitucionales y que el parlamento y el gobierno del país que emergieron de esa votación deben ser disueltos.

Es probable que el fallo profundice aún más la brecha política en Libia, país que se ha sumido en enfrentamientos y disturbios de meses de duración que lo han dejado con dos parlamentos y gobiernos rivales, así como cientos de personas asesinadas y miles desplazadas de ciudades y pueblos.

La lucha es el peor espasmo de violencia desde el derrocamiento del dictador Moamar Gadafi por fuerzas rebeldes apoyadas por la OTAN.

Desde su derrocamiento y asesinato, grupos de rebeldes convertidos en milicias han luchado entre sí por ganar influencia y territorio, mientras la debilidad de los gobiernos en turno --en ausencia de policías o fuerzas militares fuertes-- han sido incapaces de frenarlos.

"Los desafíos que enfrenta Libia requieren soluciones políticas", dijeron las naciones occidentales, que instaron a las partes en Libia a cooperar con el enviado especial de la ONU a fin de "ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir".