Obama promete trabajar para destrabar parálisis

Con tono optimista y conciliador, el presidente Barack Obama se reunió el viernes cara a cara con líderes del Congreso por primera vez desde que el apoderamiento del Senado por parte de los republicanos puso de cabeza el panorama político en Washington. El mandatario prometió trabajar para destrabar la parálisis partidista y estar abierto a ideas republicanas, aun cuando las diferencias siguen siendo extremas.

Los republicanos salieron de la Casa Blanca sin hacer declaraciones públicas, pero comentarios que borbotearon más tarde subrayaron algunas de esas diferencias.

El senador John Cornyn dijo que durante el almuerzo se manifestó en contra la idea de Obama de actuar por su cuenta para disminuir la amenaza de deportación que enfrentan algunos inmigrantes que residen en Estados Unidos sin permiso.

"Dejé en claro al presidente que deberíamos abordar la reforma de inmigración juntos paso por paso, comenzando con la seguridad en la frontera y con el respeto al imperio de la ley", señaló Cornyn. "Por desgracia, la promesa del presidente de actuar unilateralmente pasando sobre el Congreso irrespeta el mensaje de los votantes en el Día de Elección".

Obama ha dicho que muy bien podría actuar por su cuenta si el Congreso no aborda el asunto, pero también ha señalado que en gran medida preferiría que los legisladores aprueben la legislación sobre inmigración y se la envíen para que la promulgue.

Aunque las profundas diferencias sobre varios asuntos no parecen haber menguado con la elección, Obama sonó en un tono positivo cuando agradeció a los líderes republicanos por su gentileza al reunirse con él para almorzar en la Casa Blanca, junto con legisladores demócratas. El presidente dijo que el almuerzo de dos horas fue una oportunidad "para explorar dónde podemos avanzar" después que los estadounidenses mostraron en las elecciones intermedias que quieren ver más cumplimiento en Washington.

"A ellos les gustaría ver más cooperación", dijo Obama, sentado en medio de 13 legisladores en el Antiguo Comedor Familiar. "Y pienso que todos nosotros tenemos la responsabilidad, yo en lo particular, de tratar de hacer que eso suceda".

Un asistente del liderazgo republicano en la Cámara de Representantes dijo que los líderes del Partido Republicano utilizaron la reunión para sugerir que el presidente debería respaldar su iniciativa de ley laboral como punto de partida para una acción bipartidista. Obama dijo que estaba interesado en "escuchar y compartir ideas" para llegar a compromisos en medidas para impulsar la economía; luego mencionó sus prioridades personales sobre asequibilidad en colegiaturas universitarias e inversión en proyectos de construcción de carreteras y edificios. Además, pregonó la mejoría mensual en el crecimiento de empleos reportada el viernes como evidencia de que sus políticas económicas están funcionando, diciendo, "estamos haciendo algo bien en este punto".