Fiscal: Muerte de niño fue por "pura maldad"

Una pareja golpeó a un niño de tres años con una sartén, lo colgaron de los pies, lo azotaron y finalmente el niño murió de sus heridas, en lo que un fiscal calificó de "acto de depravación inenarrable".

Jillian Tait, de 31 años, y Gary Lee Fellenbaum, de 23, fueron acusados el jueves del asesinato del hijo de Tait, Scott McMillan, y de asalto agravado a su hermano mayor.

Tait y Fellenbaum salieron a adquirir un auto, compraron pizza y tuvieron relaciones sexuales mientras el chico agonizaba el martes luego de semanas de abusos que culminaron con tres días de torturas constantes, dijeron las autoridades.

Los investigadores no hallaron pruebas de consumo de drogas o alcohol.

"Esto es maldad pura", dijo el procurador del condado de Chester, Thomas Hogan. "Es un acto de depravación inenarrable".

La pareja se conoció cuando trabajaba en Wal-Mart y empezaron a convivir el mes pasado, junto con la esposa de Fellenbaum, de quien estaba separado. En la casa vivían los hijos de Tait, de seis y tres años, y la hija de los Fellenbaum, de 11 meses.

Amber Fellenbaum, de 21 años, fue acusada de no ayudar al chico. Llamó al número de emergencias 911 el martes por la noche, cuando el niño llevaba varias horas sin reaccionar.

Tait y Fellenbaum fueron instruidos de los cargos en su contra el jueves y encarcelados sin derecho a fianza. La audiencia preliminar fue fijada para el 14 de noviembre.

Amber Fellenbaum fue encarcelada bajo fianza de 500.000 dólares.