Desalojos provocan malestar en el Sinaí

Fuerzas egipcias avanzaban el viernes en la demolición de cientos de viviendas en la frontera con la Franja de Gaza, cortando la electricidad y disparando al aire en su autoritaria campaña para desalojar a miles de habitantes de la zona.

Las evacuaciones forzadas en la península del Sinaí generan malestar en una población que tiene antiguos reclamos contra el gobierno del presidente Abdel Fatá el-Sisi, lo que acrecienta el riesgo de mayor violencia en la anárquica región.

Las demoliciones, con la intención de detener el contrabando de armas y milicianos a Gaza, presionan también a Hamas, la milicia que controla Gaza y cuenta con los túneles de los contrabandistas para obtener provisiones vitales.

Egipto anunció las demoliciones el mes pasado tras la muerte de 31 soldados en un ataque de milicianos a un retén a 30 kilómetros de Rafá. El Cairo, que acusa a los milicianos islámicos de usar los túneles para entrar y salir de Gaza, anunció la creación de una zona colchón de 500 metros de ancho a lo largo de la frontera.

En los últimos días el ejército ha desalojado residentes y demolido varias casas por día. El objetivo es demoler 800 viviendas y desalojar a 10.000 habitantes.

Funcionarios de seguridad dicen que la operación avanza sin tropiezos y se completará en dos a tres semanas.

Los habitantes dicen que es poco lo que pueden hacer.

"No nos queda otra alternativa que el silencio y alinearnos con los militares. Este no es momento para pelear con el estado porque cualquier queja será tomada como una traición a Egipto", dijo Said Aitaq, quien vive a casi dos kilómetros de la zona colchón. Los vecinos temen que esa zona se extienda a 4.500 metros, añadió.