Política alimenta la violencia religiosa en India

Treinta años después de los disturbios en contra de la minoría sij en 1984 --la peor ola de violencia intercomunitaria desde el derramamiento de sangre que siguió a la partición del subcontinente en el momento de la independencia de la India en 1947-- las conflagraciones religiosas siguen siendo sorprendentemente comunes en India, un país laico donde la tolerancia está consagrada en la Constitución.

Todo empieza con un rumor. Se dice tal vez que un musulmán lanzó basura fuera de un templo o que un chico hindú molestó una chica musulmana. Nadie tiene nombres ni detalles, pero eso no impide que la gente tome los rumores como hechos. Se reúnen multitudes de ambas partes. Se lanzan insultos y luego piedras. Alguien quema un automóvil.

Así de fácil, o eso parece, estalla una revuelta religiosa en un barrio indio.

Y aunque la religión puede desatar la violencia en este país diverso lleno de tensiones religiosas y culturales, a menudo es la política la que permite que la espiral de violencia salga de control.

Los partidos políticos en todo el espectro indio han utilizado las diferencias religiosas para manipular tanto a los hindúes del país --que son mayoría-- como a los musulmanes y otros grupos minoritarios, explotando la idea de que un electorado polarizado es a menudo más flexible.

Los disturbios más recientes estallaron a finales del mes pasado en Trilokpuri, un barrio pobre del extremo este de Nueva Delhi. La lucha comenzó en la noche del Día de la Independencia --el festival hindú de las luces-- después de una pelea de borrachos cerca de un santuario hindú improvisado, erigido frente a una mezquita.

Durante horas, grandes grupos de hombres lucharon en batallas campales callejeras, lanzándose rocas y piedras e hiriendo a decenas de personas. Una tienda de propiedad musulmana fue incendiada, los hindúes lanzaron piedras a la mezquita y decenas de musulmanes enfurecidos atacaron hogares hindúes.

Incluso ahora, dos semanas después de que estalló la batalla, hay un aire de inquietud en Trilokpuri. Muchas de las pequeñas casas de ladrillo están cerradas y vacías. Los residentes han buscado seguridad con amigos o familiares en otras partes de la ciudad. Hay presencia de la policía en todas partes.

No está claro cómo una reyerta local estalló en una revuelta en toda regla en cuestión de horas, a pesar de que la política está sin duda en la mente de todos. En unos cuantos meses más, Trilokpuri y el resto de la capital india acudirán a las urnas para elegir una nueva legislatura estatal.