Al-Qaida ocupa aldeas en Siria

Combatientes vinculados con al-Qaida tomaron al menos tres aldeas en el noroeste de Siria el viernes que estaban en poder de rebeldes respaldados por Occidente, y los milicianos continuaban su avance en una zona antes controlada por grupos más moderados.

Los avances recientes del Frente Nusra han puesto de manifiesto la debilidad de los grupos más moderados, que Estados Unidos espera convertir en una fuerza combatiente efectiva contra el ejército del presidente Bashar Assad.

Los milicianos de al-Qaida tomaron las tres poblaciones al día siguiente de que un ataque aéreo estadounidense alcanzó uno de sus depósitos de armas más grandes en la provincia de Idlib, en el noroeste del país.

Durante la semana en curso la filial de al-Qaida ha tomado baluartes que estaban en manos de dos facciones rebeldes armadas y entrenadas por Estados Unidos, el Frente Revolucionario Sirio y Harakat Hazm.

Los milicianos del Nusra tomaron las aldeas de Safuhan, Fatira y Hazarin y avanzaban sobre otras en Idlib, de acuerdo con un activista local que se dio a conocer con el nombre de Alaa al-Din. El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que obtiene información de activistas en el terreno en Siria, confirmó los avances del Frente Nusra.

La captura de las aldeas permitiría al Nusra avanzar sobre los últimos baluartes en Idlib del Frente Revolucionario Sirio. También les allanaría el camino para tomar otras zonas rebeldes en la provincia central de Hama, dijo Alaa al-Din, quien dio solo ese nombre para evitar ser identificado por los milicianos.

Dijo a la Associated Press vía Skype que los avances del Nusra podrían significar "el fin del Ejército Libre Sirio", la organización moderada respaldada por las potencias occidentales de los rebeldes que luchan contra Assad.

El Frente Nusra es un enemigo enconado del grupo Estado Islámico, que ha tomado amplios territorios en Siria y el noroeste de Irak, a pesar de que comparten una ideología extremista similar.