García encabeza el torneo Deutsche Bank

Sergio García tuvo un buen arranque y un cierre sensacional el sábado en el torneo Deutsche Bank.

Para Phil Mickelson, el simple hecho de terminar en la misma posición de la tabla en la que inició ya fue una victoria.

El español García abrió con cinco birdies en siete hoyos y luego se apuntó un putt de 5,4 metros (18 pies) para un eagle en el hoyo 18 en el campo TPC Boston, con lo cual firmó una tarjeta de 64 golpes, siete debajo del par. Ello le dio un total de 129, con un impacto de ventaja sobre Roberto Castro y el sueco Henrik Stenson.

Matt Kuchar registró 66 impactos, y Jason Dufner también para colocarse a tres del líder.

García no suele participar en este torneo, el segundo de desempate rumbo a la Copa FedEx. Prefiere tomarse la semana libre para descansar, pero, si no se inscribía, no podía garantizar que estaría entre los 70 mejores en la tabla con el fin de avanzar al tercer evento.

Tiger Woods, en el mismo grupo con Mickelson y Adam Scott, logró un putt para birdie de 10,5 metros (35 pies) en el hoyo 18 que le permitió terminar con 67 golpes, a seis de García.

"Hay tantos señores allá arriba con nueve bajo par o mejor. Hay una tonelada de tipos ahí. (Para alcanzarlos) serán necesarias un par de rondas bajas", dijo Woods.

Mickelson, sin embargo, consiguió robarse el espectáculo con 71 golpes. Luego de un juego desastroso en el que su puntería se extravió, cerró con dos birdies seguidos, ubicándose a cinco golpes del líder y con gran ánimo para los últimos 36 hoyos.

"Estaba jugando terrible y obtuve el par", comentó Mickelson. "Luché duro... al final fui capaz de encontrar el camino, lo que me da confianza hacia el fin de semana. Pero más que eso, me mantuvo en una distancia en la que se puede ganar".

El colombiano Camilo Villegas terminó la ronda con tarjeta de 68 golpes para totalizar 139, a 10 del liderato y empatado con el argentino Angel Cabrera, que cerró con 67.

Para algunos jugadores, su temporada llegó a su fin el sábado.

El corte fue establecido en 141 golpes, uno bajo par, lo cual puso fin a la temporada de algunos golfistas que no tienen oportunidad de colocarse entre los mejores 70 en la Copa FedEx para avanzar al tercer evento de playoffs.