Al-Qaida en Irak exhorta a los egipcios a luchar

Un líder de la rama iraquí de al-Qaida exhortó el sábado a los egipcios a combatir al ejército y ridiculizó a la Hermandad Musulmana, calificándola de "malévola" por buscar el poder por medio de la democracia.

La grabación de audio de Abu Mohammed al-Adnani pone de manifiesto el intento del movimiento miliciano por aprovechar el golpe del 3 de julio en Egipto, que derrocó al primer presidente elegido libremente, para promover una ideología intolerante que antepone la lucha armada a la política pacífica.

En el mensaje grabado de 32 minutos, al-Adnani ridiculizó a la Hermandad, de la que salió el derrocado presidente Mohamed Morsi, como "un partido secular con un manto islámico que rinde culto al poder y los parlamentos, con un yihad para la democracia y no para Dios".

"Es más maligna y malévola que los secularistas, y si para obtener el poder se requiere postrarse ante el Demonio, se arrodillarán sin vacilar", dijo.

Al-Adnani es el vocero oficial del Estado Islámico de Irak y el Levante, que combate el gobierno de Bagdad de mayoría chií. La grabación no pudo verificarse independientemente pero apareció en una página de internet que los milicianos usan con frecuencia.

El ejército egipcio derrocó a Morsi después que millones de personas salieron a las calles para exigir su salida del poder. El 14 de agosto el gobierno respaldado por los militares actuó para despejar sentadas de sus partidarios en intervenciones que dejaron cientos de muertos.

La Hermandad ha convocado a protestas no violentas, aunque algunas han desembocado en choques con policías o civiles. La represión del 14 de agosto también provocó ataques de represalia contra iglesias y edificios del gobierno.

Al-Adnani exhortó a los egipcios, sirios e iraquíes a "renunciar a llamamientos pacíficos, tomar las armas e incorporarse a la yihad en nombre de Dios... Aconsejamos a los miembros del ejército egipcio a arrepentirse y desertar".

El mensaje describe a los militares de los estados árabes como "ejércitos de los opresores", "renegados" e "infieles", en especial el ejército egipcio, "que trata de impedir el régimen de Dios para establecer gobiernos seculares".

Agregó que los levantamientos de la Primavera Arabe del 2011 se desviaron por concentrarse en manifestaciones en vez de la lucha armada.

"Los musulmanes que salen desarmados a eliminar la injusticia equivocan el camino al suponer que la redención se logra deshaciéndose de gobernantes y que el cambio llega por medio de manifestaciones", afirmó.

Dijo que la dignidad y la libertad de la opresión "sólo puede lograrse mediante las espadas, derramando sangre y sacrificando vidas", sentenció.