Honduras: Declaran inocente a pastor acusado

Un tribunal sobreseyó el viernes al pastor evangélico Evelio Reyes, acusado por la comunidad gay hondureña de discriminación sexual.

"Estoy feliz", dijo el religioso a los periodistas tras conocer el veredicto y salir del juzgado de Tegucigalpa. Reyes es líder de la iglesia Vida Abundante.

"Si me hubiesen declarado culpable, lo mismo habrían hecho con Dios... porque Dios era el que estaba siendo juzgado en Honduras", añadió.

Pero Alejandro Mairena, abogado de la Comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero (LGBT), dijo estar "muy insatisfecho con el fallo" porque "se han lesionado los derechos de las personas que yo represento".

Desde temprano, centenares de miembros de la LGBT se apostaron frente a los tribunales de esta capital portando grandes pancartas y coreando consignas contra Reyes.

El 5 de diciembre pasado, en una jornada de oración evangélica en esta capital, Reyes exhortó a la población a no votar por los políticos corruptos, lesbianas y homosexuales en las elecciones generales de noviembre próximo.

El pastor identificó a cuatro dirigentes de la LGBT que son candidatos a diputados por el Partido Libertad y Refundación del derrocado ex presidente Manuel Zelaya.

El pastor citó en esa ocasión a la Biblia, especialmente el pasaje de Levítico, que dice que tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer es un pecado detestable.

En julio los tribunales conocieron los cargos contra Reyes y lo exhortaron a retractarse, pero él dijo públicamente que no lo podía hacer porque renegaría de la Palabra de Dios.

La fiscalía encausó entonces al religioso sobre la base del Artículo 321 del Código Procesal Penal, que contempla una condena de entre 3 y 5 años y una multa de entre 1.500 y 5.000 dólares a quien discrimine a una persona por sexo, raza, edad, clase, religión, militancia partidista o política, discapacidad física o cualquier otra lesiva a la dignidad humana.

La cámara legislativa anunció en un comunicado que integró una comisión para consultar a los sectores sociales del país sobre la conveniencia de cambiar la ley.