ONU nombra a ex magistrado colombiano para CICIG

Las Naciones Unidas nombraron al ex magistrado colombiano Iván Velásquez nuevo titular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), confirmó el canciller guatemalteco Fernando Carrera a The Associated Press.

Velásquez, abogado y magistrado durante 12 años de la Corte Suprema de Justicia colombiana, tuvo a su cargo la coordinación de las investigaciones a legisladores y gobernadores de ese país, muchos de ellos condenados. Tiene la reputación de ser el investigador estrella del escándalo por los vínculos entre grupo paramilitares de extrema derecha con políticos de Colombia, más conocido como la parapolítica, según medios de comunicación colombianos.

"Estamos satisfechos con el nombramiento de Velásquez, es un excelente abogado, tiene experiencia, mucha madurez y equilibrio en su trabajo, es lo que la Comisión necesita", dijo Carrera.

La CICIG es un ente de Naciones Unidas creado para investigar y perseguir penalmente las agrupaciones ilegales y entidades clandestinas de seguridad dentro del Estado guatemalteco.

Velásquez, abogado de la Universidad de Antioquia, junto a su jefe inmediato, el magistrado Álvaro Orlando Pérez, se dio a la tarea en 2006 de investigar la parapolítica. A partir de entonces le llovieron toda clase de críticas por su supuesta parcialidad, pero continuó las pesquisas, que desde entonces han llevado a prisión a no menos de 80 legisladores.

Casado y padre de tres hijos, Velásquez tuvo una polémica pública con el presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010), entre otras, porque sus investigaciones llevaron a la cárcel a Mario Uribe, primo segundo del ex mandatario.

En septiembre del año pasado fue relevado de la Corte Suprema, sin que hasta ahora se conozcan oficialmente los motivos de su salida.

En días pasados la CICIG tuvo una crisis mediática cuando un magistrado de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala reveló a un periódico local que hace dos años fue amenazado por el secretario del entonces comisionado Francisco Dall*anese, a quien Velásquez llega a sustituir. El magistrado dijo que las amenazas fueron una presión para que el tribunal aprobara la extradición del ex presidente Alfonso Portillo, quién está preso en Estados Unidos luego de ser extraditado para juzgarlo por lavado de dinero.

El diputado Fernando Pérez presentó una iniciativa de ley para derogar el mandato de la CICIG. El presidente Otto Pérez Molina anunció en días pasados que el mandato de la misión ha sido prorrogado hasta septiembre de 2015.

"La CICIG tiene un mandato claro sobre el tema y su labor operativa, y está menos mancillada (por la denuncia hecha), esperamos que el comisionado llegue pronto y cuenta con el 100 % de apoyo del gobierno", dijo Carrera.

Iduvina Hernández, directora de la organización no gubernamental Seguridad en Democracia (Sedem), una organización no gubernamental de derechos humanos dedicada a la reforma de la seguridad, dijo que es importante que el comisionado asuma su cargo lo más pronto posible.

"Es importante que haya alguien al frente de la institución, su experiencia es positiva para Guatemala y esperamos que en el Congreso desaparezcan las intenciones de destruir a la Comisión", dijo la activista.

Arturo Aguilar, secretario del Ministerio Público, dijo que están a la espera de que la ONU les avise cuándo llegará Velásquez a asumir sus funciones en Guatemala y que se continuará el trabajo y la cooperación que han mantenido.

"Vemos al señor Velásquez con buenos ojos, creemos que tiene una trayectoria interesante en Colombia, tiene investigaciones sobre narcotráfico y ha hecho investigaciones sobre la parapolítica, todo lo que nosotros hemos escuchado sobre él indica que es un funcionario que es probo y valiente", dijo Aguilar.