Dreamers escépticos ante proyecto ley republicano

Representantes de tres agrupaciones de inmigrantes traídos ilegalmente a Estados Unidos durante su niñez coincidieron el viernes en decir que ningún legislador republicano los consultó para redactar un proyecto de ley que busca permitirles la naturalización.

La comisión judicial de la cámara baja realizará el martes una audiencia para debatir el proyecto de ley que busca conceder beneficios a jóvenes conocidos en inglés como dreamers, del cual no se conocen detalles aún.

Greisa Martínez, organizadora en Texas de United We Dream, djo que su colectivo sostuvo reuniones con asistentes de legisladores a los que no calificó, pero aclaró que "siempre les expresamos que no aceptaremos nada menos que la opción de la naturalización para 11 millones de inmigrantes sin papeles".

Edgar Morelos, directivo de California Dream Network, dijo a la prensa que su organización no fue consultada y agregó que "no esperamos mucho. Será una versión pasada por agua", respecto al proyecto de ley Dream Act.

Esa ley aprobada por la cámara baja para legalizar a 1,2 millones de inmigrantes traídos a Estados Unidos cuando tenían menos de 16 años, hayan permanecido en el país cinco años, se hayan graduado de la escuela secundaria y cursen estudios superiores o se enrolen en las fuerzas armadas, se quedó corta cinco votos en el Senado ante una férrea oposición de la bancada republicana en diciembre de 2010.

En la misma conferencia telefónica, convocada por la organización pro reforma migratoria America*s Voice, el legislador demócrata Xavier Becerra señaló que el proyecto de ley que presentarán el martes los republicanos "no será si quiera una versión bastarda decente" del proyecto de ley debatido en 2010.

"Nunca he visto en mi vida que la conducción de la bancada mayoritaria en la cámara baja diga que presentará una legislación para ayudar a un electorado y ni siquiera consulta con ese electorado cómo debería redactor la legislación", agregó Becerra.

El presidente de la cámara de representantes, el republicano por Ohio John Boehner, se pronunció esta semana dos veces a favor de permitir la naturalización de los dreamers como un acto de justicia y compasión.

La bancada mayoritaria republicana ha rehusado someter a debate el proyecto de ley integral aprobado el mes pasado por el Senado, el cual permite a los 11 millones de inmigrantes sin papeles la naturalización a cambio de invertir casi 50.000 millones de dólares en seguridad fronteriza.

La comisión judicial de la cámara baja ha aprobado varios proyectos de ley, de corte restrictivo a la inmigración ilegal.

El presidente Barack Obama reconoció esta semana que no hay tiempo suficiente para cumplir su expectativa de que el Congreso apruebe la reforma migratoria antes del receso veraniego y se mostró esperanzado de que ocurra en el otoño.

Activistas planean diversas actividades en las próximas semanas para intentar convencer a los escépticos en la cámara baja a apoyar una reforma migratoria que permita naturalizarse a los inmigrantes sin papeles.

Once personas llegaron el jueves a la capital estadounidense tras viajar 40 horas en auto desde Arizona para asistir a un encuentro de inmigrantes en proceso de deportación que se darán cita la semana próxima para intercambiar información sobre las mejores estrategias para defenderse.

Noemí Romero, mexicana de 21 años, quien espera ser citada por una corte migratoria tras permanecer más de tres meses detenida en Arizona durante una redada el 17 de enero en el supermercado donde trabajaba como cajera, dijo a AP que decidió viajar hasta Washington para exponer su caso.

"Debido a que a raíz de mi detención se me formuló un cargo criminal, ahora no me protegería una reforma migratoria ni tampoco puedo obtener DACA", dijo refiriéndose a las iniciales en inglés del programa anunciado en 2012 por la Casa Blanca para suspender las deportaciones de algunos inmigrantes menores a 30 años. "Necesito que me retiren ese cargo criminal. Yo no soy delincuente".

Marisa Franco, coordinadora nacional de la Red Nacional de Jornaleros, explicó que la concentración la semana próxima tiene como objetivo pronunciarse en contra de una reforma migratoria de corte restrictivo y pedirle al ejecutivo que elimine restricciones en DACA para que así suspendan las deportaciones de más personas.

"Es mentira que el presidente no puede hacer nada. Lo puede hacer ya mismo", indicó.

Martha Espinoza, una mexicana de 62 años que salió en libertad hace una semana tras pasar detenida casi cinco meses en Arizona, dijo tener fe en que el Congreso aprobará una reforma migratoria que la ayude, "pero el presidente se tiene que apretar el cinturón porque no está cumpliendo con su palabra. Nos descuentan impuestos, pero no tenemos garantía de ningún tipo. ¿Cuándo Obama dirá basta? No más discriminación".

-- -- -- -

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo

_____

Link interactivo

http://hosted.ap.org/interactives/2013/inmigracion-es/