NY desempolva viejas máquinas para votar

Los votantes en las próximas elecciones primarias de Nueva York escogerán a sus candidatos echando mano al pasado.

Debido a un problema de coincidencia con una posible elección de desempate después de la primaria del 10 de septiembre, los electores usarán máquinas de palanca para escoger a los candidatos a alcalde, contralor y otros cargos.

El gobierno municipal usó las máquinas de palanca durante decenios, pero cambió a lectores ópticos con boletas de papel en 2010 para cumplir las leyes federales. Pero debido a problemas logísticos para dejar los lectores listos para dos elecciones muy cerca una de otra, la primaria de septiembre y la probable segunda vuelta el 1 de octubre, la Junta de Elecciones fue autorizada por la Legislatura y el gobernador Andrew Cuomo a usar las máquinas de palanca.

"No es un asunto de las máquinas, no es un problema tecnológico", dijo Michael Ryan, el nuevo director ejecutivo de la Junta de Elecciones municipal. "No es posible solucionar la cercanía de las fechas".

Es muy probable que haya una segunda vuelta de desempate en la primaria demócrata por la alcaldía, donde un candidato tiene que llevarse el 40% de los votos para evitar otra elección. De otra manera, los dos candidatos con más votos van a una segunda vuelta.

Ryan dijo que la Junta no podría dejar los lectores ópticos listos para la segunda elección, explicando que eso implica sacar las máquinas de los centros de votación, reprogramarlas y devolverlas a los colegios electorales en cinco distritos, algo "que no funcionaría por falta de tiempo".

Y decidir quién va a participar en cualquier elección de segunda vuelta también podría demorar ante la posibilidad de impugnaciones jurídicas potenciales de candidatos que tratan de ser el primer nuevo alcalde de la ciudad en un decenio.

Pero los críticos respondieron a la idea de que no puede hacerse.

La Junta pudiera haber hecho ajustes que permitieran a los funcionarios usar los lectores y la Junta de Elecciones ofreció un cronograma para conseguirlo, dijo Doug Kellner, copresidente de la Junta.

Pero, aseguró, "la decisión fue de ellos".

Usar máquinas de palanca pudiera causar confusión para los trabajadores de campaña y electores, y eso pudiera haberse evitado, dijeron algunos defensores de los electores.

"Fue la decisión equivocada", dijo Neal Rosenstein, del New York Public Interest Research Group, quien expresó preocupación de que los electores usen debidamente las máquinas.

Y el reporte de los resultados también pudiera exigir más labor manual con las máquinas de palanca. Cuando los centros electorales cierren, los trabajadores electorales asentarán los votos contados por las máquinas y los incorporarán manualmente a un sistema central. En comparación, los lectores ópticos dejan un registro en papel de los votos, y este mes Cuomo firmó una ley que permite el uso de unidades de memoria para asentar los totales de votos.

"Regresamos a un sistema antiguo y muy poco efectivo", dijo Kellner.