Sanciones impiden a Irán tener dinero petrolero

El gobierno estadounidense concluyó que casi la mitad de los ingresos mensuales de Irán por exportaciones de petróleo se están acumulando en cuentas fuera del país debido a las sanciones que impiden a Teherán tener acceso a esos recursos.

Los cálculos, que entregó un alto funcionario de Estados Unidos a The Associated Press y nunca se han dado a conocer, son la más reciente indicación de que las nuevas sanciones impuestas en febrero están profundizando el sufrimiento económico de Irán y dificultando cada vez más acceder a miles de millones de dólares en vitales ingresos petroleros. El funcionario habló con la condición del anonimato debido a la delicadeza de la política de sanciones.

Estados Unidos espera que la presión obligue a Irán a comprometerse con su programa nuclear, que Occidente sospecha está encaminado a fabricar un arma. Teherán insiste en que el programa tiene fines pacíficos y no cede en las demandas para detener el enriquecimiento de uranio, un proceso que puede utilizarse para fabricar combustible para energía o para un arma nuclear.

El gobierno estadounidense calcula que unos 1.500 millones de dólares de ganancias por petróleo se están acumulando en cuentas restringidas en el extranjero cada mes. Los ingresos por el crudo totalizaron un promedio de 3.400 millones de dólares mensualmente en la primera mitad del año, de acuerdo con el análisis.

Esto significa que Irán no puede ni gastar ni repatriar casi 44% de sus ingresos por petróleo.

Las sanciones impuestas en febrero, que dieron uno de los peores golpes a la economía iraní en tiempos recientes, buscaban reducir el acceso a estos ingresos. Estas requieren a un conjunto ya reducido de importadores de petróleo pagar en cuentas bancarias aseguradas a las que Irán puede accesar sólo para comprar bienes no sancionados en ese país o suministros humanitarios.

Si los importadores no cumplen, enfrentan la amenaza de verse sancionados por el sistema financiero estadounidense. Estados Unidos ha otorgado excepciones a China, India y otros siete países para importar crudo iraní. Sólo seis están actualmente importando petróleo, de acuerdo con Washington.