NSA disputa reporte sobre violaciones de seguridad

La Agencia de Seguridad Nacional disputó el jueves un artículo publicado por el diario Washington Post que afirma que en 2012 el organismo advirtió que planeaba investigar hasta 4.000 casos de posibles violaciones internas de seguridad.

El periódico, que citó documentos presupuestales filtrados por el ex contratista Edward Snowden, reveló que las preocupaciones de la NSA (siglas en inglés de la agencia) sobre las amenazas internas estaban relacionadas con un "comportamiento anómalo" de empleados suyos que tienen acceso a datos ultra secretos.

Las preocupaciones de la NSA fueron descritas en documentos secretos proporcionados a las comisiones de inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes en febrero de 2012, mucho antes de que Snowden surgiera este verano como la única fuente de nuevas revelaciones masivas sobre las operaciones de vigilancia de la agencia.

El Post publicó sólo 17 páginas de todo el documento de 178 páginas, junto con tablas y gráficas adicionales, citando conversaciones con funcionarios del gobierno estadounidense que expresaron alarma sobre revelaciones que podrían poner en peligro las fuentes y los métodos de inteligencia.

Un portavoz de la NSA disputó la descripción del Post de la investigación prevista por la agencia de 4.000 posibles violaciones a la seguridad, diciendo que el esfuerzo en realidad equivalía a una investigación amplia al personal para disminuir la posibilidad de que ocurran filtraciones.

"La NSA planeaba iniciar 4.000 nuevas investigaciones de los empleados civiles para reducir la posibilidad que algún empleado pusiera en peligro información y misiones delicadas", dijo el jueves Vanee M. Vines, portavoz de la agencia. "Las reinvestigaciones periódicas se efectúan como un componente de auditoría de nuestro programa multifacético de amenazas internas".

Vines dijo que esas reinvestigaciones son requeridas bajo una normativa federal de 2008 que regula las autorizaciones de trabajadores de inteligencia para tener acceso a material de alta seguridad.

El Post no aclaró cuántos de los 4.000 casos fueron investigados en última instancia, o cuántos representaban violaciones de seguridad graves.

La historia del periódico también reveló que la NSA y la CIA participaron en operaciones cibernéticas ofensivas y que llevaron a cabo operaciones de contrainteligencia contra los gobiernos de Israel y Pakistán, así como contra objetivos tradicionales como Irán, Rusia, China y Cuba.