Obama: medidas para el control de armas

Empeñado en actuar ante la inactividad del Congreso, el gobierno del presidente Barack Obama anunció el jueves nuevas medidas sobre control de armas, con límites a la reimportación de armas excedentes y la propuesta de cerrar un resquicio legal poco conocido que permite que delincuentes y otros adquieran pistolas registrándolas a nombre de empresas.

Cuatro meses después que una campaña para el control de armas fracasó de manera estrepitosa en el Senado, Obama agregó dos medidas ejecutivas a una lista de 23 que la Casa Blanca determinó podría tomar el mandatario directamente para reducir la violencia por medio de las armas. Con la atención política concentrada en las tensiones en el Oriente Medio y las inminentes batallas fiscales, la medida indica la intención de Obama de demostrar que no ha perdido de vista la causa que asumió después que 20 niños y seis adultos fueron muertos a balazos el año pasado en una escuela primaria de Newtown, Connecticut.

El vicepresidente Joe Biden, encargado del tema del control de armamentos después de la tragedia de Newtown, reveló el jueves las nuevas medidas en la Casa Blanca.

"Es sencillo. Es cuestión de sentido común", afirmó Biden.

Una nueva medida pondrá fin a una práctica del gobierno que permite que las armas militares, vendidas o donadas por Estados Unidos a los aliados, sean reimportadas al país por entidades privadas, puesto que algunas podrían terminar en las calles. La Casa Blanca dijo que Estados Unidos ha aprobado la reimportación de 250.000 de dichas armas desde el 2005. Según la nueva política, solamente los museos y unas pocas entidades como el gobierno podrán reimportar armas de fuego militares.

El gobierno de Obama también propuso una regla federal para impedir que los imposibilitados de aprobar una investigación de antecedentes puedan registrar determinadas armas, como ametralladoras y escopetas de caño recortado, a nombre de una empresa o fideicomiso. La nueva regla requiere que las personas asociadas con esas entidades, como beneficiarios y síndicos, se sometan al mismo tipo de averiguación de antecedentes que los individuos que quieren registrarlas a su nombre.

Biden dijo que era la forma de impedir que las armas caigan en manos de personas que no puedan poseerlas por razones legales o constitucionales.

La Asociación Nacional de Portadores de Armas (National Rifle Association) criticó las medidas del gobierno argumentando que la averiguación de antecedentes de integrantes de corporaciones o la prohibición de reimportar armas anticuadas no impedirá que los delincuentes consigan armas.

Acompañado por el secretario de Justicia, Eric Holder, Biden anunció formalmente las nuevas medidas el jueves mientras tomaba juramento a Todd Jones, cuya confirmación para dirigir la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos después de seis años de disputas políticas para llenar ese cargo ha sido una de las prioridades de Obama después de la matanza de Newtown. Un acuerdo en el Senado para aprobar las candidaturas pendientes después que los demócratas amenazaron modificar las reglas de la cámara alta despejó el camino para la confirmación de Jones el mes próximo.