Inundaciones dejan al menos 24 muertos en Mali

Las lluvias torrenciales empezaron a precipitarse cuando Ichaka Sacko seguía en el trabajo, vendiendo ropa en un ajetreado mercado en la capital de Mali, y corrió a refugiarse en su casa.

Pero antes de llegar a la puerta, un vecino lo detuvo para darle la noticia devastadora: Su esposa y cuatro hijos de 4, 6, 8 y 10 años habían desaparecido.

"Había entrado agua a la casa y por eso mi esposa los sacó, uno en la espalda, otro en sus brazos y los otros dos siguiéndola de cerca", dijo después. "Pero a la puerta, los niños que iban atrás fueron arrastrados por las aguas a la calle".

El jueves, el hombre se encontraba frente a la entrada de la morgue donde yacían los cadáveres de sus seres queridos.

"Lo perdí todo: Mi esposa y mis cuatro hijos. Y hasta mi casa", se lamentó el hombre de 40 años sin poder contener las lágrimas.

Veintenas de familiares se apiñan frente a las morgues en la capital de Mali. Una declaración del gobierno leída por la televisión estatal confirmó 24 muertes después de la tormenta del miércoles, aunque periódicos privados reportaban más de 50.

Brehima Dembele, un guardia en la morgue de Korofina, dijo que 20 cadáveres fueron llevados allí, en su mayoría niños. Otras cuatro víctimas fueron trasladadas a un hospital cercano.

Pocos malienses saben nadar en esta nación mediterránea. Muchas de las víctimas vivían en chozas de barro que se desplomaron ante el peso de las aguas, mientras otras murieron en sectores de la capital donde no existen sistemas de desagüe pese a una temporada de lluvias anual.