Arrestan a manifestantes en San Luis, Missouri

La policía dijo que utilizó el domingo aerosol de pimienta para arrestar a 17 manifestantes en un barrio de San Luis cercano al suburbio de Ferguson, que hace semanas fue escenario de desórdenes a causa de la muerte a tiros de un joven negro a manos de un policía blanco.

Las detenciones fueron el único incidente en lo que ha sido un fin de semana pacífico de manifestaciones en San Luis para realzar la muerte sin resolver de Michael Brown, de 18 años, ocurrida en agosto.

El incidente desató protestas, a veces violentas, en el suburbio de Ferguson, Missouri, en el que los habitantes son en su mayoría personas de color.

El jefe de la Policía de San Luis, Sam Dotson, dijo en conferencia de prensa que el domingo por la mañana unos 200 manifestantes se reunieron en un vecindario de San Luis donde otro policía blanco mató a tiros en fecha reciente a otro joven negro de 18 años.

El grupo, incluidos algunos manifestantes que llevaban máscaras puestas, comenzaron a marchar hacia una tienda QuickTrip e intentaron abrir las puertas del lugar, declaró Dotson.

"Fue la primera vez (este fin de semana) en el que hemos vistos a individuos irrespetuosos (de la ley)", agregó.

La policía acudió al lugar con su equipo antidisturbios y ordenó a la multitud que se dispersara, afirmó. Unos 50 manifestantes formaron una cadena humana entrelazando los brazos; la mitad hizo caso a la policía y se retiró del lugar.

"Las personas que se quedaron habían hecho la decisión consciente de que querían ser arrestadas", apuntó el jefe policial.

Cuando menos un agente fue golpeado por una piedra sin que resultara herido de gravedad. La policía utilizó aerosol de pimienta para arrestar a las personas, dijo Dotson.

La policía efectuaba los trámites para la libertad de los detenidos después de que se les acusara de reunirse para alterar el orden.

Activistas comunitarios y organizadores de las protestas del fin de semana no respondieron de inmediato a las llamadas de The Associated Press para que hicieran declaraciones sobre la versión de los hechos según la policía.

Las movilizaciones previstas comenzaron el viernes en la tarde con una marcha afuera de la oficina del fiscal del condado San Luis, donde los manifestantes reanudaron su demanda de que el fiscal Bob McCulloch acuse formalmente a Darren Wilson, el policía blanco de Ferguson, que mató a Brown el 9 de agosto.

Un jurado instrucción revisa el caso y el Departamento de Justicia abrió una investigación de derechos civiles.

Desde la muerte de Brown, la policía ha abatido a tiros a otros tres jóvenes negros en diversos incidentes en el área de San Luis.

En el hecho más reciente, un sargento de la Policía de San Luis que estaba fuera de servicio y efectuaba un patrullaje privado de seguridad en un vecindario mató el miércoles en la noche a Vonderrit D. Myers, de 18 años.

El agente blanco, cuyo nombre no se ha dado a conocer, hizo 17 disparos después de que Myers abriera fuego, según la policía. Los padres de Myers afirman que el joven estaba desarmado y muchos de los oradores en una manifestación del fin de semana pusieron en duda la versión policial.

Numerosos de manifestantes habían permanecido de pie afuera del estadio Busch, en el centro de San Luis, donde los Cardenales y los Gigantes de San Francisco disputaron el fin de semana la serie de campeonato de la Liga Nacional del béisbol de las Grandes Ligas.

___

Alan Zagier, en San Luis, y Heather Hollingsworth, en Kansas City, contribuyeron a este despacho.