Avión de la policía cae en Irán; hay siete muertos

Un avión de la policía de Irán que se dirigía hacia el sureste del país se estrelló el sábado en la noche y perecieron los siete ocupantes, incluido un oficial de alto rango de la corporación, según la agencia noticiosa oficial Irna.

La aeronave Turbo Commmander se estrelló en las montañas, en las afueras de Zahedan, capital de la provincia de Sistán y Baluchistán, en tanto que investigadores encontraron los restos del aparato, de acuerdo con el despacho.

En el avión viajaban cuatro pasajeros y tres integrantes de la tripulación.

Entre los fallecidos figura el general Mahmud Sadeqi, oficial de alto rango de la policía a cargo de investigaciones, según IRNA.

De acuerdo con la agencia noticiosa semioficial Fars, el avión despegó de Teherán con destino al sureste de Irán donde las autoridades investigarían un incidente que implicó un ataque contra la policía. No hubo más detalles.

Las autoridades no dieron mayores explicaciones por la caída del aparato, aunque las aerolíneas iraníes, incluidas las estatales, afrontan diversos problemas crónicos. Carecen de recursos, utilizan aviones antiguos y tienen un historial de mantenimiento irregular.

Algunas aerolíneas funcionan con aviones Boeing y Airbus, fabricados en Occidente, pero tienen dificultades para conseguir refacciones de estos aparatos debido a las sanciones contra el programa nuclear de Teherán.

Sin embargo, algunas sanciones fueron flexibilizadas en los últimos meses tras la concertación de un acuerdo nuclear interino con las potencias mundiales.

A causa de esta problemática, las aerolíneas iraníes dependen cada vez más de aviones construidos en la Unión Soviética y los estados sucesores, pero también son difíciles de conseguir partes de esos aparatos.

Debido a esta situación, Irán ha registrado diversos accidentes aeronáuticos con saldo de numerosas personas fallecidas.

En agosto, un aparato bimotor turbohélice IrAn-140, construido con tecnología ucraniana y un diseño de la era soviética, se estrelló después del despegue en Teherán con resultado de 39 personas muertas.