Arsenal-Tottenham, derbi de equipos contrastantes

El duelo del domingo entre Arsenal y Tottenham por la liga Premier será también un contraste de las situaciones de ambos clubes en el mercado de transferencias.

Cuando terminó la temporada pasada, el balance de poder en el norte de Londres seguía inclinado a favor de Arsenal, que superó a Tottenham y se quedó con el cuarto lugar de la liga y último puesto a la Champions.

Entonces, la dirigencia de Arsenal prometió aumentar el gasto en fichajes durante el siguiente mercado de verano.

A pesar de contar con unos 190 millones de dólares, los Gunners no han gastado un solo centavo para reforzar su plantel, que ahora también está mermado por las lesiones de Lukas Podolski, Alex Oxlade-Chamberlain y Mikel Arteta.

Podolski se lastimó la corva izquierda el martes en el partido contra Fenerbahce en el que Arsenal se clasificó a la fase de grupos de la Liga de Campeones, y el timonel Arsene Wenger indicó el jueves que el delantero alemán será baja unas 10 semanas.

"Su corva está mucho más lastimada de lo que originalmente pensamos", comentó Wenger.

El timonel indicó que Aaron Ramsey y Jack Wilshere están recuperados de sus dolencias y podrán jugar el derbi del norte de Londres.

Tottenham, por el contrario, ya gastó 130 millones, anticipando el ingreso de divisas con la venta de Gareth Bale al Real Madrid. Su más reciente refuerzo es el volante ofensivo Erik Lamela, que llega procedente de la Roma.

Arsenal arrancó la temporada doméstica con un revés ante Aston Villa y un triunfo sobre Fulham, además de la victoria ante Fenerbahce por la Champions. Tottenham tiene el ideal de seis puntos.

"Siento que somos fuertes", señaló el delantero de Arsenal, Theo Walcott. "Todos creen que nuestro plantel es débil y que no somos muchos, pero demostramos en los últimos partidos que podemos recuperarnos de un mal resultado".

"Cada club es distinto, y Tottenham invirtió su dinero muy bien... (y) están jugando muy bien por ahora, pero nosotros también".

A fin de cuentas, lo más importante son los trofeos, y Arsenal no gana uno desde la Copa de la FA en 2005.

"Ya no queremos pelear por el cuarto lugar, queremos pelear por la liga Premier", agregó Walcott.

Los únicos equipos con récord perfecto son Tottenham y Liverpool, que ganaron sus dos primeros partidos por marcadores idénticos de 1-0.

El español Roberto Soldado anotó los dos goles de Tottenham, y Daniel Sturridge hizo ambas dianas de los Reds.

Antes que Tottenham encare su primer reto en serio de la temporada el domingo, Liverpool recibe a Manchester United en el clásico del fútbol inglés, y con la meta de demostrar que el equipo está en condiciones de disputar los primeros lugares de la Premier.

"Desde hace mucho tiempo, la brecha entre nosotros, United, Chelsea y ahora Manchester City ha sido demasiado grande", indicó el capitán de Liverpool, Steven Gerrard. "Cada año hemos intentado cerrar la brecha, así que esta temporada no es distinta en ese sentido".

"Pero este año se siente algo diferente. El ánimo del equipo es realmente bueno, y el plantel cree que es posible".

Chelsea encabeza la tabla, pero con un partido más que el resto. El equipo de José Mourinho no jugará este fin de semana, ya que disputa el viernes la Supercopa de Eurocopa contra Bayern Munich.

En otros partidos, Crystal Palace-Sunderland, Manchester City-Hull, Cardiff-Everton, Swansea-West Bromwich Albion, Newcastle-Fulham, Norwich-Southampton y West Ham-Stoke.