Curdos luchan para defender pueblo sirio sitiado

Milicianos curdos están librando combates feroces para defender una ciudad de Siria cercana a la frontera con Turquía, pero tienen problemas para repeler los avances del grupo Estado Islámico, que está presionando desde dos flancos, dijeron el sábado activistas sirios y funcionarios curdos.

La batalla por Kobani sigue siendo intensa a pesar de que los ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos contra los extremistas del Estado Islámico han cumplido dos semanas. Los bombardeos, dentro de la ciudad y en sus alrededores, tienen el objetivo de hacer retroceder al grupo, pero parecen haber hecho poco para mitigar el embate de los extremistas sobre Kobani, que comenzó a mediados de septiembre.

El viernes, los milicianos se apoderaron del distrito de seguridad curdo, una zona del este de la ciudad donde se localizan la estación de policía y otras instalaciones relacionadas con la seguridad, así como las oficinas del gobierno local.

Un alto funcionario curdo, Ismet Sheikh Hasan, dijo que los combates del sábado estaban localizados en el sur y el este de la ciudad. Dijo que la situación es desesperada y pidió ayuda internacional.

"La estamos defendiendo (la ciudad), pero... sólo tenemos armas simples y ellos (los milicianos) tienen armas pesadas", dijo en una llamada con The Associated Press la noche del viernes. "Ellos no están sitiados y se pueden mover fácilmente", agregó.

Hasan dijo que los ataques aéreos liderados por Estados Unidos no han resultado eficaces e instó a la comunidad internacional y a las Naciones Unidas a intervenir, pues de lo contrario --pronosticó-- los extremistas desatarán una masacre en Kobani. También hizo un llamado a Turquía para que abra un corredor que permita a los civiles restantes abandonar Kobani así como el ingreso de armas para quienes defienden la ciudad.

Desde que los insurgentes lanzaron su ataque sobre Kobani a mediados de septiembre, al menos 500 personas han muerto y más de 200.000 se han visto obligadas a huir cruzando la frontera a Turquía.

Hasan dijo que los turcos sólo estaban permitiendo que los civiles heridos crucen hacia Turquía.

El director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, Rami Abdurraman, dijo que los combatientes curdos en la localidad estaban haciendo frente a los islamistas, pero que éstos les superaban en número.