Nicaragua: declaran culpables a 12 por ataque

Un juez penal declaró culpables a 12 personas acusadas del ataque a una caravana de simpatizantes del gobernante Frente Sandinista que se cobró la vida de cinco personas y dejó más de 20 heridos.

El juez del noveno distrito penal de juicio de Managua, Edgar Altamirano, falló el jueves en la noche contra los 12 acusados, después de haber escuchado durante siete días a 90 testigos presentados por la Fiscalía y los abogados defensores.

"Hay evidencia suficiente de la participación de cada uno de ellos en los hechos imputados", dijo Altamirano al leer su sentencia.

Los 12 procesados fueron señalados por la Fiscalía de los delitos de conspiración, proposición para la ejecución del delito, crimen organizado con asesinato y lesiones gravísimas, sin embargo, el juez señaló que los dos primeros no fueron probados.

"Soy inocente, no he tenido nada que ver con ese acto terrorista, la Policía me decía que me tenía que declarar culpable ante los medios", declaró el procesado Eddy Gutiérrez minutos antes que el juez leyera su veredicto.

Tras conocerse la resolución de culpabilidad, la fiscal auxiliar María del Carmen Oviedo pidió penas que oscilan entre dos años y la pena máxima de treinta años de prisión para los declarados culpables.

Los abogados defensores solicitaron las penas mínimas para cada uno de sus representados y anunciaron que apelarán el fallo, por considerar que las pruebas presentadas contra sus clientes no sustentan la culpabilidad.

"Imagínate que aquí no se demostró cual fue el móvil del ataque ni la participación de los acusados, además de las contradicciones entre los testigos presentados por la misma Fiscalía", dijo a la AP Carlos Baltodano, uno de los abogados de los acusados.

"Esta es una muestra más de lo mal que anda la justicia en Nicaragua, no hay nada probado contra esas personas, sino una historia mal contada que lo único que hace es desacreditar más al sistema judicial", dijo por su parte el ex Procurador General de Justicia, Alberto Novoa.

Los ataques fueron perpetrados la noche del 19 de julio, cuando las víctimas regresaban a sus lugares de origen después de participar en el 35to aniversario de la revolución.

Se trató de dos emboscadas en el norte de Nicaragua contra caravanas de autobuses que movilizaban a simpatizantes sandinistas que regresaban a sus casas tras participar en la conmemoración de los 35 años de la revolución que derrocó la dictadura de los Somoza.