Wall Street cierra su peor semana desde 2012

Los inversionistas evitaron otra montaña rusa el viernes en Wall Street, aunque recibieron un declive moderado que dejó al mercado con su peor desempeño semanal desde mayo de 2012.

Las emisoras de tecnología fueron las más afectadas. Los fabricantes de semiconductores cayeron después que Microchip Technology recortó su pronóstico de ventas para el trimestre y advirtió a los inversionistas que era previsible que hubiera malas noticias de otras empresas del sector.

Ello hizo caer a Avago Technologies, Intel y Texas Instruments, entre otros. Microchip Technology fue la que más cayó, 12,3%, a 39,96 dólares.

La caída coronó una semana de turbulencia en el mercado generada por un renovado temor de que el crecimiento económico en Europa podría estar perdiendo ímpetu.

El promedio industrial Dow Jones registró su mayor ganancia del año el miércoles. Al día siguiente se desplomó 334 puntos, su caída más pronunciada de este año.

"Muchos inversionistas están tratando de adaptarse al aumento en la volatilidad que hemos visto esta semana", dijo David Kelly, estratega global en jefe de JPMorgan Funds.

El descenso de las acciones de semiconductores arrastró al indicador Nasdaq, el cual tiene una fuerte carga de empresas de tecnología.

Los otros índices coquetearon con pequeñas ganancias durante la jornada, pero no lograron sostenerlas. Cerraron a la baja por cuarta vez en cinco días.

A fin de cuentas, el promedio industrial Dow Jones bajó 115,15 puntos, 0,7%, a 16.544,10. El índice Standard and Poor's 500 retrocedió 22,08 unidades, 1,2%, a 1.906,13. El indicador Nasdaq perdió 102,10 puntos, 2,3%, a 4.276,24.

Los tres índices sumaron retrocesos para la semana. Para el S&P 500, es el peor descenso semanal desde el 18 de mayo de 2012, cuando perdió 4,3%.

Noticias económicas negativas y la caída en los precios del crudo contribuyeron a la intranquilidad en Wall Street esta semana, dijeron analistas.

Alemania, que ha sido el motor económico de Europa, reportó el jueves su caída en exportaciones más grande en cinco años. Además, el FMI degradó su perspectiva para el crecimiento económico global.

En tanto, algunos corredores interpretan el declive en los precios del petróleo como un indicio de la desaceleración en el crecimiento.

"Junta esos tres factores y pones a los inversionistas nerviosos por la salud de la economía mundial", dijo Jeff Kravetz, director regional de inversiones en U.S. Bank Wealth Management.

La volatilidad en el mercado esta semana también se dio en un periodo de calma en las noticias corporativas de Estados Unidos. Eso cambiará la próxima semana, cuando varias grandes compañías reportes sus estados financieros.

"La temporada de utilidades del tercer trimestre debe ser bastante tranquilizadora, y no me sorprendería que el dinero regresara a varias acciones", dijo Kelly.

El rendimiento del bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años bajó de 2,31% a 2,29%.

El precio del petróleo se mantuvo estable, pero acumula una caída de 4% para la semana debido a la abundancia de oferta global y baja demanda. El crudo en Estados Unidos subió cinco centavos para cerrar en 85,82 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El crudo Brent, de referencia para los petróleos internacionales usados por muchas refinerías estadounidenses, subió 16 centavos para cerrar en 90,21 dólares en la bolsa ICE Futures de Londres.

Por su parte, el oro bajó 3,60 dólares para cotizarse en 1.221,70 dólares la onza.