Lideratos en juego en Este de AFC y NFC

Luego de un arranque de temporada lleno de sorpresas, las aguas volvieron a sus niveles en la quinta fecha de la NFL. Los favoritos ganaron, y algunos equipos ya empiezan a ver de lejos las posibilidades de alcanzar los playoffs.

Los Bengals, uno de los invictos hasta la semana pasada, lucieron inoperantes ante unos Patriots que venían de perder, y que de nuevo lucen como candidatos.

La sexta fecha presenta la oportunidad para demostrar que esas enmiendas son permanentes, como sucedió con Nueva Inglaterra. Pero también, como dijo tras su más reciente derrota el entrenador de Jets, Rex Ryan, puede ser la condenación para equipos que han estado muy por debajo de lo esperado y antes de la mitad del recorrido ya casi carecen de esperanza de jugar la postemporada.

La fecha comenzó el jueves por la noche con el triunfo de Colts sobre los Texans por 33-28. Aquí algunos de los partidos más atractivos de la semana:

PATRIOTS-BILLS

Los Chiefs de Kansas City borraron a los Patriots en el partido del lunes por la noche que cerró la cuarta fecha y les propinaron una de las peores derrotas en la era Bill Belichik, 41-14. Empezaron las conjeturas en torno al declive de Tom Brady, quien tiene 37 años y quiere jugar hasta los 40, pero el quarterback mostró ante los Bengals esa firmeza que lo ha llevado a superar obstáculos y ganar tres Súper Bowls. Pasó para 292 yardas y dos touchdowns, sus mejores cifras de la campaña.

El tight end Rob Gronkowski luce completamente recuperado de sus lesiones y los seis pases atrapados, buenos para 100 yardas, también fueron su mejor actuación de la temporada. Tanto al ataque como a la defensa dominaron sin problemas a unos Bengals que llegaban con etiqueta de aspirantes al Súper Bowl y salieron como el equipo de los últimos años que arranca bien para luego desinflarse.

El ganador del duelo se quedará con el primer lugar en el Este de la Americana, pero mientras Nueva Inglaterra se vio en ritmo, la marcha de los Bills ha sido titubeante. Ganaron sus dos primeros partidos y perdieron los dos siguientes, y el desempeño de su mariscal, E.J. Manuel, a quien el año pasado seleccionaron como el futuro de la franquicia, fue tan decepcionante que lo enviaron a la banca. Ante Detroit inició Kyle Orton, retirado hasta pocos días antes de la temporada, quien tuvo una actuación discreta pero efectiva. Los Bills cuentan con un ataque terrestre respetable que no ha respondido y está obligado a despertar.

Aunque juegan en casa y querrán darle su primer triunfo al matrimonio Pegula, los nuevos propietarios, los Bills necesitarán que su defensiva, primera de la liga en detener a contrarios en 3a oportunidad con 31% de efectividad, se encargue de detener a Brady y compañía.

GIANTS- EAGLES

Nueva York visita a Filadelfia con la oportunidad de empatar el primer lugar del Este de la NFC que comparten Eagles y Cowboys. Los Giants son otro equipo de altibajos, que perdió los dos primeros y luego ligó tres victorias, en las que Eli Manning lució en control ya acostumbrado al nuevo sistema de la Costa Oeste (pases cortos, muchos de ellos lanzados sobre la carrera) que trajo su nuevo coordinador ofensivo, Bob McAdoo.

En contraste, Nick Foles, quarterback de los Eagles, no ha deslumbrado como lo hizo el año pasado cuando se quedó con el puesto de Michael Vick y lo obligó a mudarse a Nueva York. Es sexto en la NFL con 1.380 yardas, pero el ataque no se va tan ágil y dinámico como el que sorprendió el año pasado. Las defensas rivales han atacado a Foles, jugador con movilidad que sin embargo no es tan rápido como Russell Wilson o Colin Kaepernick, que corren ofensivas similares. El resultado es que el mariscal ya sufrió cinco intercepciones en cinco partidos, cuando en todo 2013 sólo tuvo dos.

Filadelfia se las ha arreglado para ganar ante equipos modestos como Jaguars, Redskins y Rams, pero en su único juego contra un ganador, 49ers, perdió sin que su ataque lograra uno sólo de sus 26 puntos. Los Eagles no han barrido en una división mucho más fuerte de lo esperada y otra derrota podría complicarle un viaje a la postemporada que muchos daban por sentado.

En otro juego del Este, Dallas viaja a Seattle, donde los ruidosos fans son un oponente a tomar en cuenta, casi tanto como la defensa. En esta campaña el mariscal Russell Wilson se ha impuesto con claridad en duelos de pistoleros contra Aaron Rodgers y Peyton Manning. Dallas ha sorprendido con su marca de 3-1 pero ahora enfrenta un ataque potente y una defensa de respeto. Difícil que siga sorprendiendo y la división bien podría tener el lunes a los Giants como líderes.

Un juego para el morbo se llevará a cabo en Nueva York, donde Jets, con marca de 1-4, reciben a los Broncos, ya repuestos y otra vez con paso de líderes. "Tenemos que mejorar nuestro juego", dijo el linebacker Calvin Pace, "o nos van a avergonzar otra vez". Mala noticia para un equipo de Nueva York cuando aspira sólo a ser competitivo. Geno Smith ha sido una decepción como mariscal y Vick no aportó nada como relevo. Mal presagio para Ryan.

En otros partidos, los Steelers visitan a los Browns, Panthers a Bengals, Jaguars a Titans, Packers a Dolphins y Lions a Vikings.

Los Ravens viajan a Tampa Bay, mientras los Chargers visitan a los Raiders, Bears a Falcons, Redskins a Cardinals y el lunes por la noche los Rams reciben a los 49ers.

____

Twitter: @RasCisneros