Panamá y Colombia buscan resolver conflicto

Panamá y Colombia, dos vecinos fronterizos que han visto multiplicar sus lazos de negocios, buscan resolver el conflicto generado por la decisión de Bogotá de encasillar al país centroamericano como un "paraíso fiscal" o susceptible a la evasión tributaria, lo que generó inquietud entre los inversionistas.

El presidente panameño Juan Carlos Varela ha advertido, incluso, con tomar represalias o medidas de retorsión contra su importante socio fronterizo, al considerar que la acción colombiana es "discriminatoria".

"Panamá tiene objetivos e intereses que proteger, así como Colombia (los) tiene también", indicó el ministro de Economía panameño Dulcidio De La Guardia, encomendado por Varela para que busque una solución en los próximos meses. "Así que de lo que se trata ahora es buscar puntos de convergencia y encuentro que nos permitan resolver este 'impasse''', agregó.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos colocó el miércoles a Panamá y a otros cuatro países -- Barbados, Emiratos Arabes Unidos, Kuwait y Qatar -- en una lista negra o como paraíso fiscal, después de que la nación centroamericana no accediera a firmar un acuerdo para el intercambio de información que le permitiese a Bogotá conocer el capital colombiano aquí y en un esfuerzo por combatir la evasión tributaria.

Aun cuando ello no implica una prohibición para hacer comercio y negocios con Panamá, la medida representará una mayor carga tributaria para los negocios. Cuando inversionistas y empresarios colombianos giren dinero a un "paraíso fiscal" tendrá una retención de impuesto de renta de 33%, en vez del 10%, dijo en Bogotá Santiago Rojas, el jefe de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia.

Lo que se persigue con el acuerdo es que Colombia sepa "qué es lo que existe de capital colombiano en Panamá y los panameños supieran qué capital panameño existe en Colombia", dijo Rojas. Señaló que todo se resolverá con la firma del acuerdo.

Por su peculiar sistema fiscal tributario que solo obliga a persona natural y jurídica nacional y extranjera a pagar impuestos sobre la renta localmente, Panamá ha sido históricamente una plaza atractiva para los inversionistas y capitales extranjeros.

Sin embargo, este país apenas logró salir hace tres años de una lista de paraísos fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, luego de haber firmado acuerdos con más de una decena de naciones para evitar la doble imposición en materia de impuestos sobre la renta y prevenir la evasión fiscal.

El gobierno de Varela argumenta que Colombia demanda un acuerdo mucho más amplio, que pondría en desventaja la plaza de negocios y financiera panameña. Los inversionistas colombianos también tienen sus reparos.

"No creemos que haya sido un tema bien manejado; esperamos que se recapacite y entienda que el daño va a ser muy grande y el beneficio muy bajo o nulo", dijo el presidente de Bancolombia, Carlos Raúl Yepes, en declaraciones publicadas por el diario panameño La Prensa. Grupo Bancolombia compró por 2.200 millones de dólares las acciones de HSBC Panamá en 2012. Colombia controla el 26% del negocio del centro bancario panameño.

Cifras del Banco Central colombiano indican que la inversión directa colombiana en el país centroamericano alcanzó los 3.200 millones de dólares el año pasado, 42% del total de capitales que se invirtieron en el exterior en 2013. En tanto, las inversiones panameñas fueron por algo más de 2.000 millones el año pasado.

Lo de paraíso fiscal se suma a la decisión de Colombia de imponer un arancel del 10% a los textiles y calzados importados de una importante zona franca panameña.

En la última década, millares de colombianos en busca de trabajo emigraron a Panamá, en tanto que la inversión de ese país se incrementó con creces.

Panamá coopera estrechamente con Bogotá en materia de seguridad, y Santos fue uno de los primeros líderes latinoamericanos en visitar a Varela tras acceder al poder el 1 de julio.

"Entiendo las preocupaciones y retos fiscales de Colombia, sin embargo el manejo que el gobierno colombiano le ha dado al asunto ha causado gran molestia en Panamá", planteó a The Associated Press el economista Felipe Chapman, de la firma privada de asesoría financiera INDESA, en Panamá. "No han escogido la mejor ruta para alcanzar sus objetivos, especialmente considerando el buen trato que nuestro país le ha brindado a ciudadanos y empresas colombianas".