Conservadores proponen censura a canciller

Los legisladores del Partido Conservador, miembro de la coalición en el gobierno, aprobaron el miércoles presentar al Congreso una moción de censura a la canciller María Angela Holguín por el caso de un pleito limítrofe con Nicaragua y donde Colombia perdió territorio marítimo.

Fue la primera vez que legisladores de un partido del oficialismo busca un voto de censura a la canciller, en una medida que en caso de ser aprobada por mayoría de los 102 senadores y los 164 representes a la Cámara, desemboca en la salida de la ministra del cargo. Sin embargo, las mociones de censura no suelen ser aprobadas en Colombia, ya que los gobiernos usualmente cuentan con mayoría en el Parlamento, como es el caso del presidente Juan Manuel Santos.

La iniciativa de la censura fue aprobada por la mayoría de la llamada junta parlamentaria del Partido Conservador, y que integran los 22 senadores y más de 30 representantes que tiene en el Congreso, indicó en diálogo telefónico el senador Jorge Hernando Pedraza.

Dijo que la propuesta será presentada ante el Senado a más tardar el próximo martes y de allí será esa cámara la que decida cuándo la somete a discusión.

Pedraza explicó que los parlamentarios conservadores consideran que no ha habido "un juicio político por la pérdida de 75.000 kilómetros" y que la iniciativa de la moción "tiene como propósito pues que la canciller María Angela Holguín asuma la responsabilidad que le pueda corresponder en el tema del fallo de La Haya".

La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, falló en noviembre de 2012 un pleito presentando por Nicaragua en el 2001 para reclamar la soberanía sobre islotes de un archipiélago en el mar Caribe.

En su dictamen, la Corte ratificó la soberanía de Colombia sobre todo el archipiélago de San Andrés y Providencia, pero otros dos islotes, que también integran ese archipiélago, quedaron rodeados de aguas que antes eran colombianas y que la CIJ asignó en noviembre a Nicaragua.

El pleito con la nación centroamericana pasó por dos gobiernos anteriores al actual administración, a quienes algunos han criticado por su "pasividad" para rebatir el fallo internacional. Holguín ha replicado que la prudencia del gobierno de Santos en analizar sus alternativas legales no debe confundirse con debilidad en la defensa de la soberanía del país.