Rousseff: Latinoamérica es prioridad para Brasil

La presidenta Dilma Rousseff afirmó el miércoles que las relaciones con los países latinoamericanos son la prioridad de la política exterior de Brasil, al instalar al embajador Luiz Alberto Figueiredo como nuevo ministro de Relaciones Exteriores.

La mandataria hizo un recuento de los objetivos de la política externa brasileña, que incluye el acercamiento a los países emergentes, la promoción del desarrollo sustentable, la no intervención en asuntos internos de otros países y el multilateralismo para solucionar conflictos, en la ceremonia en la que Figueiredo asumió la jefatura diplomática en sustitución de Antonio Patriota, quien será embajador ante la ONU.

"Una base de nuestra política externa es la relación armónica y respetuosa con nuestros hermanos latinoamericanos. A ellos siempre debemos dar lo mejor de nosotros. La mayor de nuestras prioridades es la integración regional, principalmente con nuestros vecinos de América del Sur", manifestó Rousseff.

Dijo sentirse orgullosa de que Brasil forme parte de instancias de integración regional como la unión aduanera Mercosur, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe.

"Un continente como el nuestro que ya fue una especie de área de riesgo para la democracia, nosotros nos acordamos bien de eso, marcado por dictaduras cruentas y duraderas, vive hoy un estado de modernización política que lo distingue entre las regiones del mundo afectadas por conflictos étnicos y religiosos", subrayó la mandataria.

Figueiredo fue designado para asumir el ministerio luego de que Patriota renunció el lunes en medio de la turbulencia generada por la salida del senador opositor boliviano Roger Pinto de su asilo en la embajada brasileña en La Paz.

Pinto fue auxiliado por el diplomático brasileño Eduardo Saboia, quien dijo haber actuado por cuenta propia, para dejar la embajada sin salvoconducto del gobierno boliviano y llegó por tierra a Brasil, donde recibió asilo temporal mientras se tramita su solicitud de permanecer como refugiado alegando ser perseguido por el gobierno del presidente Evo Morales, que lo acusa de corrupción.

Al hablar en la ceremonia, Patriota se refirió al episodio como "un hecho que no puede volver a ocurrir".

Por su parte, Figueiredo dijo al asumir el cargo que pretende hacer el ministerio más abierto, cercano al Parlamento y a la sociedad civil y a disposición de los grandes objetivos del gobierno.

"Asumo la responsabilidad con el espíritu de contribuir con las directrices del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff que privilegió el crecimiento económico con inclusión social y protección ambiental como objetivos primordiales", sostuvo Figueiredo.

Rousseff elogió a su nuevo ministro al citar su papel como negociador en las deliberaciones sobre cambio climático y articulador del documento "El Futuro que Queremos" emanado de la conferencia mundial Rio + 20 de junio del año pasado, que establece una agenda para el desarrollo sustentable global en las próximas décadas.

La mandataria también tuvo palabras elogiosas para el ministro saliente, Patriota, al destacar que bajo su gestión Brasil obtuvo victorias en disputas internacionales como la elección de José Graziano como director de la FAO, de Roberto Azevedo como director de la Organización Mundial del Comercio y de Paulo Vanucchi como miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.