Muere pacificador de la ONU en combates en Congo

Helicópteros de Naciones Unidas abrieron fuego el miércoles contra los insurgentes que se oponen a las tropas congolesas, en las afueras de una ciudad del este del Congo de casi un millón de habitantes, dijo un vocero militar de la misión del organismo mundial.

En medio de reportes de fuertes combates, la ONU anunció que uno de sus cascos azules murió durante el reciente estallido de violencia, que también incluyó morteros y artillería. Un sudafricano y dos pacificadores de Tanzania en la brigada de la ONU también resultaron heridos por metralla el sábado, anunció el miércoles el ejército sudafricano en un comunicado.

La lucha comenzó poco antes de las 8 de la mañana del miércoles en las colinas del área de Kibati, a unos 15 kilómetros (9 millas) al norte de la capital provincial de Goma, dijeron el gobierno y el vocero de la ONU. Los rebeldes confirmaron haber sido atacados por tierra y aire.

"Hubo una fuerte ofensiva esta mañana. El ejército del gobierno, ayudado por Naciones Unidas, atacó nuestras posiciones cerca de Goma, con aviones, con vehículos de combate y con infantería", dijo el líder del movimiento rebelde M23, Bertrand Bisimwa, quien habló por teléfono.

Los insurgentes del M23 capturaron brevemente la ciudad a fines del año pasado y luego se replegaron hacia el norte. La nueva ofensiva desató temores de que los rebeldes intenten de nuevo asaltar la ciudad.

El teniente coronel Félix Basse, vocero de la misión de paz de la ONU (MONUSCO), dijo que los cascos azules combatían el miércoles junto al ejército congolés.

"MONUSCO ha empleado todos sus helicópteros artillados y su artillería para rechazar la ofensiva del M23 que transcurre ahora en las colinas de Kibati", dijo a los periodistas en la capital de Kinshasa.

Los combatientes del M23 iniciaron su rebelión el año pasado y las negociaciones de paz con el gobierno congolés han quedado empantanadas en varias ocasiones.

Las fuerzas congolesas reciben ahora ayuda adicional de una brigada de intervención de la ONU recientemente creada que puede unirse a ellas en el frente.

La brigada de intervención --con soldados de Tanzania, Sudáfrica y Malaui-- fue creada por en marzo por el Consejo de Seguridad de la ONU como refuerzo de los 17.000 cascos azules asignados a la misión.

Las fuerzas de paz sólo pueden proteger a los civiles pero no están autorizadas a lanzar una ofensiva contra los insurgentes. La nueva brigada de intervención, Sin embargo, tiene un mandato mayor que anteriores misiones de paz de la ONU y está autorizada a combatir con los insurgentes que operan en el este del Congo.

___

El periodista de The Associated Press Rodney Muhumuza en Johannesburgo contribuyó a este despacho