Asediado jefe ejecutivo de HK asiste a ceremonia

El asediado líder de Hong Kong asistió el miércoles a una ceremonia de izamiento de bandera para celebrar el Día Nacional de China después de negarse a reunirse con manifestantes en pro de la democracia, a pesar de sus amenazas de extender las protestas callejeras que han planteado el reto más severo a la autoridad de Beijing desde que China tomó el control de la antigua colonia británica en 1997.

Leung Chun-ying, jefe ejecutivo de Hong Kong, participó en la ceremonia que conmemoró el aniversario de la fundación de la China comunista en 1949, mientras miles de manifestantes que observaban desde atrás de barricadas de la policía le gritaban que renuncie al cargo.

China tomó el control de Hong Kong bajo un acuerdo que garantiza a sus poco más de siete millones de habitantes cierta autonomía, libertades civiles tipo occidental y una perspectiva de libertades democráticas que son negadas a chinos que viven en la parte continental de la nación regida por el comunismo.

Los manifestantes quieren que se revierta una decisión reciente del gobierno chino de seleccionar a todos los candidatos para las primeras elecciones directas en el territorio, agendadas para 2017, una medida que ven como incumplimiento a una promesa de que el jefe ejecutivo será elegido por "sufragio universal".

El primer ministro británico David Cameron ha dicho que planea citar al embajador de China para discutir la disputa y señaló que el pueblo de Hong Kong tiene un derecho genuino para elegir a su líder máximo.

"No nos corresponde involucrarnos en cada punto y coma de lo que estipulan los chinos", dijo Cameron en Inglaterra. Pero agregó: "Pienso que es una cuestión crucial. El sufragio universal real no significa únicamente el acto de votar; significa una selección apropiada".

El rechazo de Leung a las exigencias de los estudiantes frustraron las esperanzas de una resolución rápida al impase que se prolongado cinco días, durante los cuales se han bloqueado avenidas y algunas escuelas y oficinas que se han visto obligadas a cerrar.