Surge nueva violación a la seguridad de Obama

El presidente Barack Obama subió a un elevador en septiembre con un contratista de seguridad armado que ya había sido declarado culpable de delitos penales en tres ocasiones, una violación a los protocolos del Servicio Secreto, de acuerdo con reportes de prensa.

El bochorno más reciente para esa agencia llega después de que su directora Julia Pierson asumió el martes toda la responsabilidad por una violación a la seguridad el 19 de septiembre en la que un hombre que traía un cuchillo se metió a la Casa Blanca.

El incidente del elevador ocurrió durante la visita de Obama el 16 de septiembre a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Atlanta, reportaron los periódicos Washington Examiner y The Washington Post.

Los agentes interrogaron al contratista y descubrieron sus antecedentes delictivos después de que se negó a dejar de videograbar al presidente con la cámara de un teléfono celular, señaló el Post. Los agentes desconocían que estaba armado hasta que un supervisor despidió al contratista allí mismo y éste le entregó su arma.

Un portavoz del Servicio Secreto confirmó el incidente pero declinó hacer más comentarios al respecto, ya que hay una investigación en curso.