Argentina redobla críticas a Estados Unidos

La presidenta Cristina Fernández advirtió el martes que si le pasa algo "miren al norte", en referencia a Estados Unidos, y denunció que junto a grupos económicos locales Washington trata de desestabilizar a su gobierno, en un discurso que aumentó la tensión diplomática entre ambos países desde que un juez federal de Nueva York falló contra Argentina en un juicio por su deuda morosa.

"Si me pasa algo, que nadie mire hacia oriente, que miren al norte... después de ver las cosas que están haciendo en dependencias diplomáticas", dijo Fernández durante un acto en Casa de Gobierno.

La presidenta ha cuestionado la indiferencia del gobierno estadounidense frente las repercusiones negativas que ha tenido para el país el fallo de un juez federal de Nueva York que obliga a Argentina a pagar 1.500 millones de dólares a fondos de cobertura estadounidenses por títulos morosos desde la multimillonaria cesación de pagos de su deuda en 2001.

El juez Thomas Griesa bloqueó a fines de junio el cobro de unos 540 millones de dólares por parte de tenedores de deuda reestructurada en 2005 y 2010, alegando que los fondos litigantes debían cobrar al mismo tiempo y al contado.

El hecho de esos tenedores de deuda reestructurada no pudieran cobrar hizo que calificadoras de riesgo internacionales declararan al país en mora el 30 de julio.

Para Fernández detrás de las decisiones del juez, que la víspera también declaró en desacato a Argentina por no cumplir su fallo, hay una maniobra más compleja que apunta a desestabilizar la economía argentina en complicidad con "sectores concentrados" locales, a quienes responsabilizó por la depreciación récord del peso argentino frente al dólar en las últimas semanas.

"Estamos siendo duramente atacados desde afuera, esto no es cuestión de política económica", insistió.

La gobernante también criticó un informe emitido por la embajada estadounidense en Buenos Aires en que advierte a sus ciudadanos de la inseguridad en Argentina.

"Es una provocación, una inmensa provocación en la que no voy a caer", aseveró Fernández, quien responsabilizó al encargado de negocios de la sede diplomática, Kevin Sullivan, con el que ya tuvo un entredicho por una declaración sobre el juicio con los fondos de cobertura estadounidense, a los que califica de "fondos buitres".

Para Fernández, Sullivan busca que lo expulsen del país pero "no lo vamos a echar. Ya lo conocemos, ya sabemos quién es. Cuando uno los conoce hay que dejarlos porque ya los conocés. Es lo que les recomiendo a todos los que sean gobierno".