Paraguay rechaza negociar con guerrilla

El gobierno descartó cualquier negociación con el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo, que opera en la selva del norte del país tras confirmarse que los rebeldes propusieron el martes la liberación de un policía secuestrado en julio a cambio de la libertad de sus compañeros encarcelados.

"Existe una postura firme del gobierno de no negociar con este tipo de delincuentes", declaró el martes el ministro del Interior Francisco de Vargas.

La misiva del grupo fue encontrada en una calle cercana a la vivienda de la madre del policía Edelio Morínigo, en el pueblo Arroyito, departamento de Concepción, a unos 440 kilómetros de Asunción.

"Una vecina mía encontró la carta con membrete y sello" de la guerrilla, relató Obdulia Morínigo en el idioma guaraní. "Pero no la leímos porque me dijeron que los investigadores buscarían huellas de los que secuestraron a mi hijo el 5 de julio", agregó.

El fiscal antisecuestro Federico Delfino se negó a brindar detalles del contenido de la misiva "porque se realizan numerosas tareas a cargo del personal de criminalística".

Sin embargo, varios medios de Asunción aseguraron-- con sus propias fuentes-- que los guerrilleros dieron plazo al gobierno hasta el 14 de octubre para aceptar la propuesta, caso contrario matarían al policía.

El grupo rebeldes también mantiene en su poder al hijo de un hacendado plagiado el 2 de abril. La familia dice que pese a que pagó 500.000 dólares de rescate el joven no fue liberado.

La banda rebelde opera desde 2008 en los norteños departamentos de Concepción, San Pedro y Canindeyú. En diferentes ataques a hacendados, puestos policiales y militares mató a 3 militares, 13 policías y 22 civiles.