Aumenta desempleo en Chile

El desempleo en Chile, en medio de una fuerte desaceleración, subió dos décimas en el trimestre móvil junio-agosto y se ubicó en un 6,7%, equivalentes a 560.000 desocupados.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas informó el martes que la cifra es un punto mayor que la de igual trimestre de 2013, y se debe a la disminución de ocupados y al cero incremento de la fuerza de trabajo. Otras caídas en la economía local se observan en la producción manufacturera y minera.

Los desempleados se concentran en el comercio y la construcción.

En el Gran Santiago, donde viven ocho de los 17,8 millones de chilenos se registró la tercera disminución consecutiva de ocupados, según las mediciones del instituto.

La ministra del Trabajo, Javiera Blanco, dijo que el leve aumento es un tema de preocupación, "pero también hay que decir que seguimos dentro de las bandas de lo que han sido las tasas de desempleo de los últimos años".

Andrés Santa Cruz, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, que agrupa a los grandes empresarios, opinó que "hay una situación a mi juicio preocupante. Yo creo que hay que darle certezas al sector privado".

La discusión de la reforma tributaria, que empieza a regir el miércoles tras cinco meses de discusión, generó un fuerte ruido en la economía local que influyó en la desaceleración y en una fuerte menor inversión.

El leve aumento de la desocupación coincide con otra mala noticia entregada por el Instituto Nacional de Estadísticas, que confirmó que la producción manufacturera cayó un 4,9% en su producción en los últimos doce meses, al tiempo que la actividad minera cayó un 0,2% en el mismo período.

"Este decrecimientos e debe, en gran parte, a la menor producción de cobre, que tuvo una baja interanual de 2,0%, lo que se traduce en 9.915 toneladas métricas de fino, menos que agosto de 2013", dijo el Instituto.

El gobierno ingresa el martes al congreso su proyecto de presupuesto 2015, con el que espera revertir el bajo crecimiento el próximo año, por lo que se espera un aumento sustancial del gastos, en torno al 8% para reactivar la economía.