NFL: Arbitros no debieron sancionar a Abdulá

La NFL dijo que el safety de Kansas City, Husain Abdulá, no debió ser sancionado por arrodillarse para rezar en la zona de anotación después de interceptar un pase y marcar un touchdown.

"El protocolo de arbitraje en esta situación es no castigar a un jugador que se tira al suelo como parte de una expresión religiosa", escribió el martes en un correo a la AP el vocero de la NFL, Michael Signora.

Signora indicó que "no debió haber una sanción en la jugada".

El castigo ocurrió en el cuarto parcial del triunfo de los Chiefs por 41-14 sobre los Patriots de Nueva Inglaterra el lunes por la noche. De inmediato hubo reacciones a través de las redes sociales, y muchos cuestionaban cuál era la diferencia con un jugador que coloca una rodilla en el suelo para realizar una oración cristiana.

Abdulá se deslizó en el pasto al llegar a la zona de anotación del estadio Arrowhead, y luego inclinó la cabeza en oración. El jugador musulmán, quien dejó de jugar un año para realizar la peregrinación que los fieles deben hacer a La Meca, vio que los árbitros lanzaron las banderas amarillas que señalan castigo.

"No creo que me hayan castigado porque me arrodillé", dijo más tarde Abdulá a The Associated Press después del partido. "Creo que fue por deslizarme".

Esa fue exactamente la explicación que el entrenador de los Chiefs, Andy Reid, dijo haber recibido de los árbitros. No les incomodó la oración, dijo Reid, sino que haya celebrado deslizándose.

En el libro de reglas de la NFL, regla 12, sección 3, artículo 1 (d), se indica que "se prohíbe a los jugadores hacer cualquier celebración o señal cuando están en el suelo".

Hay una excepción a la regla cuando se trata de una muestra de fe del jugador, y el ex quarterback Tim Tebow se arrodilló luego de anotar touchdowns durante años. Pero en la mayoría de los casos los jugadores se detienen brevemente antes de arrodillarse y rezar.

Ha habido pocos casos en los que se deslizan sobre sus rodillas.

El Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidense, una asociación defensora de los derechos humanos, emitió un comunicado el martes temprano pidiendo a la NFL que tomara medidas a causa del castigo.

"Para prevenir que parezca que la liga juzga de manera distinta a las mismas conductas los llamamos a que aclaren su política sobre las oraciones y reconozcan que el oficial cometió un error", dijo el vocero de la organización, Ibrahim Hooper.

Reid no estuvo de acuerdo con la sanción pero no protestó.

"Cuando llegas a La Meca", dijo en referencia a la zona de anotación, "deberías tener el privilegio de deslizarte donde quieras. Aquí tenemos dos sacerdotes, creo que ellos responderán por mí".

De hecho, había dos pastores presentes en la conferencia de prensa que dio Reid.

Abdulá dijo que no creía que el castigo tuviera repercusiones, mucho menos por parte de su entrenador, quien le permitió volver a jugar luego de apartarse un año del fútbol americano.