Nueva cureña para viejo cañón en Nueva Orleáns

Un cañón español de casi tres toneladas utilizado en la Batalla de Nueva Orleáns será elevado el martes con poleas y esfuerzo humano sobre una nueva cureña como la que pudo haberlo sostenido en un buque naval.

Durante generaciones, el arma de 3,2 metros (10,5 pies) y 2625 kilogramos (5789 libras) ha estado depositado en un armazón de madera frente al Cabildo --parte del Museo Estatal de Luisiana-- en el Barrio Francés de Nueva Orleáns.

Nada se sabe sobre el cañón antes de que fuera incorporado a las defensas del general Andrew Jackson en Chalmette para la batalla del 8 de enero de 1915, aunque su forma y características indican que fue un cañón naval fabricado en España, dijo el director del museo Mark Tullos.

"Este era un modelo muy común", afirmó.

Podría haber sido retirado de un buque capturado y montado en el Fuerte St. John, también conocido como Viejo Fuerte Español y traído por Jean y Pierre Lafitte quienes, junto con muchos de sus seguidores, trajeron a las fuerzas estadounidenses piezas de artillería y pedernales para los fusiles a cambio de perdones por cargos de piratería. Los Baratarios de Lafitte operaron tres cañones durante la batalla, según

"The Pirates Lafitte" de William C. Davis.

Las maniobras del martes serán en preparativo para la exhibición del museo sobre la Guerra de 1812. La nueva cureña está modelada en algunas utilizadas en el campo de batalla de Chalmette, ahora parte del Parque y Preservación Nacional Histórica de Lafitte, dijo Tullos.