Examinan cáncer por 1ra prueba atómica en EEUU

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional del Cáncer pretende saber cuántos casos antiguos y actuales en Nuevo México pudieran estar relacionados con la prueba de la primera bomba atómica del mundo, que efectuó el gobierno estadounidense en una remota zona desértica de este estado hace casi 70 años.

Los especialistas comenzaron esta semana una visita al estado para entrevistar a fondo a habitantes en un intento por ampliar los conocimientos sobre las dietas y estilo de vida de las personas que vivían en Nuevo México cuando ocurrió la explosión atómica en el lugar llamado Trinity Site.

El grupo está particularmente interesado en llenar los vacíos de información sobre las poblaciones indígena e hispana en el estado, así como analizar algún vínculo de los casos con la exposición a la precipitación radiactiva y la contaminación de los alimentos y el agua.

El doctor Steven Simon, el principal investigador del proyecto, dijo el lunes que la información sobre la dieta y el estilo de vida contribuirá a que el equipo haga proyecciones más precisas sobre las dosis de radiación a causa de la precipitación radiactiva.

"Mediante el cálculo de esas dosis de radiación haremos proyecciones sobre los casos de cáncer que hubo de más a causa del proyecto atómico Trinity", expresó Simon.

El estudio también considera la información ya publicada sobre la precipitación radiactiva a causa del estallido de la bomba atómica de prueba.

El equipo de investigadores efectuó un trabajo similar en Nevada, las islas Marshall y Kazajistán.

La prueba atómica fue el 16 de julio de 1945. Un relámpago de luz y una estruendosa ola de choque siguieron a la nube en forma de hongo que alcanzó 11.582 metros (38.000 pies) de altura.

La explosión desintegró la torre de acero que sostenía la bomba y dejó un cráter de unos 800 metros (media milla) de ancho y una profundidad promedio de 1,5 metros (cinco pies) en Trinity Site.

La explosión pudo verse a varios kilómetros de distancia, pero el gobierno no informó en su momento de la prueba hasta que usó la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial.

Los residuos radiactivos tardaron varios días en depositarse en la cuenca Tularosa de Nuevo México.

Un estudio previo del organismo federal Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) determinó que las tasas de exposición cerca de Trinity Site fueron miles de veces mayores a las permitidas en la actualidad.