Recesiones pueden posponer maternidad para siempre

Cuando la economía se estanca, las mujeres tienen menos hijos; ¿pero qué ocurre en los años que siguen, cuando las condiciones mejoran?

Un extenso estudio nuevo sugiere que para algunas mujeres estadounidenses, atravesar una recesión puede significar que nunca tendrán hijos.

De hecho, los autores proyectan que entre las mujeres que en 2008 estaban al comienzo de sus veinte años --al comienzo de la llamada "Gran Recesión"-- aproximadamente 151.000 no tendrán hijos como resultado, al, menos hasta los 40 años.

En general, el impacto persistente de esa recesión puede significar a fin de cuentas que nacerán cerca de 427.000 niños menos en las próximas dos décadas, dijeron los autores del estudio.

A nivel de la sociedad estos efectos son pequeños. La cifra proyectada de mujeres sin hijos es una pequeña fracción de los nueve millones de mujeres en ese grupo de edad, de 20 a 24 años. La disminución de nacimientos no es mucho para una nación que produce alrededor de cuatro millones de bebés al año.

Pero los resultados muestran "un efecto profundo en la vida de algunas mujeres", dijo la autora del estudio, Janet Currie, economista especializada en salud de la Universidad de Princeton.

Currie y su colega Hannes Schwandt presentan su análisis en un documento publicado el lunes por la revista de la Academia Nacional de Ciencias.

Estudios anteriores han mostrado en general que las mujeres se abstienen de tener bebés cuando aumenta el desempleo. De hecho, se atribuye a condiciones económicas difíciles, incluida la Gran Recesión, cinco años de disminución en la cifra de bebés nacidos en Estados Unidos a partir de 2007. La idea es que durante tales períodos muchas parejas opinan que no pueden permitirse el lujo de comenzar una familia o tener más hijos. La disminución de nacimientos terminó con un ligero incremento el año pasado.

Para el estudio nuevo los investigadores usaron registros de nacimiento y cifras del censo para rastrear el historial reproductivo hasta los 40 años de todas las mujeres nacidas en Estados Unidos de 1961 a 1970, aproximadamente 18 millones de personas.

Para buscar un efecto de la economía, los investigadores compararon el momento en que fueron engendrados los bebés con el nivel de desempleo. Sólo se pudieron rastrear los embarazos que terminaron en nacimientos vivos.

Los investigadores buscaron evidencia de que las mujeres que pospusieron tener hijos durante tiempos difíciles lo compensaron posteriormente, terminando con la misma cantidad que hubieran tenido de no haber habido recesión.

"Simplemente tratamos de medir cuántas mujeres compensaron la espera", dijo Currie en entrevista telefónica. Cuando la investigación mostró un déficit entre las mujeres que experimentaron esos tiempos difíciles entre los 20 y los 24 años, "nos sorprendimos", comentó.

Currie dijo que muchas mujeres a esa edad están en una encrucijada para decidir si se casan y tienen hijos. Y las épocas económicas difíciles pueden desalentar a muchas mujeres a llevar esos planes a vías de hecho. Y una vez que la economía mejora y las mujeres tienen mayor edad, podría ser menos probable que sigan adelante, conjeturó.

___

En internet:

Journal: http://www.pnas.org

___

Malcolm Ritter está en Twitter en http://www.twitter.com/malcolmritter