El nuevo presidente afgano asume el cargo

Ashraf Ghani Ahmadzai asumió el lunes la presidencia de Afganistán, sucediendo a Hamid Karzai en el primer traspaso democrático de poder desde que la invasión liderada por Estados Unidos en 2001 derrocara a los talibanes.

Ghani Ahmadzai se convirtió en presidente del país en una transición pacífica después de un periodo electoral de seis meses que terminó con negociaciones maratonianas en las que se creó el puesto de director ejecutivo para su rival, Abudlá Abdulá.

Ghani Ahmadzai entró en el palacio presidencial ataviado con un turbante oscuro popular en el sur del país. Abdulá, su rival en las elecciones y que ocupará la recién creada posición de director ejecutivo, se sentaba a dos asientos de distancia, con Karzai entre ambos.

Karzai --el único presidente que ha tenido el país desde 2001-- mostró una gran sonrisa al saludar a los guardias presidenciales a su entrada al palacio. Karzai ha dicho estar encantado de dejar el cargo tras más de una década en lo que el embajador estadounidense describió hace poco como uno de los trabajos más difíciles del mundo.

La ceremonia cierra un periodo electoral de seis meses que comenzó con las primeras votaciones en abril. La segunda vuelta electoral, celebrada en junio entre Ahmadzai y Abdulá, se alargó durante semanas mientras ambas partes cruzaban acusaciones de fraude. Naciones Unidas colaboró en, según la ONU, el recuento más estricto de la historia, un conteo que redujo el porcentaje de votos en favor de Ahmadzai del 56 al 55 por ciento, pero respaldó su victoria.

Mientras tanto, la violencia continuaba el lunes en Afganistán. En la provincia oriental de Paktia, un coche bomba estalló cerca de un complejo del gobierno mientras hombres armados abrían fuego, provocando un tiroteo en el que murieron siete milicianos talibanes, indicó el capitán Mohamed Hejlas. Otro agente de policía, que sólo se identificó como Azimulá, dijo que cuatro agentes de policía y dos civiles habían muerto también.

En Kabul, que se preparaba para la investidura presidencial, una bomba caminera estalló en la carretera al aeropuerto. Nadie murió ni resultó herido, según las autoridades.