Gore y 49ers le quitan invicto a Eagles

A punto de perder el equilibrio, Colin Kaepernick improvisó, lanzó al lado contrario de su cuerpo, y su pase, que cruzó el terreno, encontró a Frank Gore desmarcado cerca de la banda contraria a más de 20 yardas de distancia.

Gore salvó una jugada que parecía destinada al naufragio y ayudó a que los 49ers de San Francisco se recuperaran, con una jornada memorable.

Impuso una marca personal con su recepción de touchdown de 55 yardas y corrió para otras 119 en su primer partido de 100 yardas en 2014, guiando el domingo a San Francisco a un triunfo por 26-21 sobre los Eagles de Filadelfia, que sufrieron su primera derrota del año.

"No creo que haya tenido una así antes", dijo Kaepernick. "Fue un gran trabajo de Frank".

"Gran trabajo de Kap", respondió Gore, de pie a un lado de su quarterback en el estrado al final del partido.

El coach Jim Harbaugh no vio a Gore desmarcado y no sabía lo que Kaepernick hacía en esa jugada.

"Kap hizo un gran trabajo buscando receptor. No tenía ni idea. Cuando se detuvo, se volteó y comenzó a lanzar, no sabía a donde iba a pasar", señaló Harbaugh. "La velocidad, el ángulo, la forma en la que llegó al touchdown fue algo único. No pensé que fuera a llegar".

Sin importar la forma, los 49ers mantuvieron a Gore involucrado en la ofensiva, y les pagó buenos dividendos. La feroz defensiva también ayudó.

Al menos por un domingo, parecía que los Niners reencontraban su identidad ofensiva y su actitud defensiva.

Los 49ers (2-2) evitaron su primera racha de tres derrotas bajo el mando de Harbaugh, conteniendo al mejor pasador de la liga.

Nick Foles lanzó dos pases incompletos desde la yarda 1 en los momentos finales luego de obtener seis primeros y 10 en una larga ofensiva, más de los cinco que tenían los Eagles antes de esa serie.

"Simplemente no ejecutamos, así de sencillo", dijo Foles. "No voy a ponerme a analizarlo ahora".

Foles completó un pase de 22 yardas a Jeremy Maclin en la banda derecha durante esa ofensiva. Los 49ers desafiaron la decisión de si había posesión del balón y la repetición respaldó la decisión, costándole a San Francisco su último tiempo fuera.

Los Eagles no pudieron hacer su magia habitual en la segunda mitad, algo que los había llevado a sus tres primeros triunfos.

La derrota de Filadelfia abrió la puerta para que los Cowboys de Dallas alcanzaran a los Eagles en el primer puesto de la División Este de la Conferencia Nacional.

Dallas doblegó 38-17 a los Saints de Nueva Orleáns, en un encuentro en que Tony Romo lanzó tres pases de touchdown y DeMarco Murray aportó un par de anotaciones.

Durante un día marcado por las sorpresas, los Buccaneers de Tampa Bay, que hace apenas 10 días sufrieron una paliza despiadada, superaron 27-24 a los Steelers de Pittsburgh.

Los Bucs (1-3) cayeron ante Atlanta por una diferencia de seis touchdowns la semana anterior. Con un triunfo inesperado, dejaron atrás aquella humillación.

Además, la jornada deparó otro partido oficial de la NFL en el estadio de Wembley. Los Dolphins de Miami doblegaron 38-14 a los Raiders de Oakland en el famoso inmueble londinense.

En otros partidos, los Lions de Detroit se impusieron 24-17 a los Jets de Nueva York; los Ravens de Baltimore derrotaron 38-10 a los Panthers de Carolina; los Packers de Green Bay doblegaron 38-17 a los Bears de Chicago; los Colts de Indianápolis apalearon 41-17 a los Titans de Tennessee; los Texans de Houston superaron 23-17 a los Bills de Búfalo; los Chargers de San Diego vencieron 33-14 a los Jaguars de Jacksonville, y los Vikings de Minnesota sorprendieron 41-28 a los Falcons de Atlanta.

La semana 4 comenzó el jueves, cuando los Giants de Nueva York apabullaron 45-14 a los Redskins de Washington. El lunes por la noche, los Patriots de Nueva Inglaterra visitan a los Chiefs de Kansas City.