Brasil: crece el interés por el fútbol americano

Los brasileños, cinco veces campeones mundiales de fútbol, empiezan a prestar atención a otro fútbol, el que se juega con las manos. El americano, en el que se usan cascos y que parece más rugby que fútbol.

Este deporte está adquiriendo cada vez más aficionados y participantes.

Brasil ya tiene dos ligas semiprofesionales bien establecidas, y las audiencias televisivas para la NFL crecen rápidamente.

Algunos de los clubes de fútbol más tradicionales han creado sus propios equipos de fútbol americano, y uno de ellos se jacta de tener más seguidores en Facebook que algunos equipos de la NFL. Y Nike está vendiendo aquí camisetas de la NFL por primera vez y la compañía anticipa un aumento del interés.

Un exjugador de la NFL que trabaja como entrenador aquí está entusiasmado con el potencial del deporte y cree que el fútbol americano pasará a ser uno de los deportes más populares en Brasil.

"El fútbol americano acaba de quedar preñado en Brasil y se apresta a dar a luz algo grande", comentó el exjugador de los Jets de Nueva York Johnny Mitchell a The Associated Press en una entrevista telefónica.

Brasil tiene incluso un equipo nacional que juega a nivel de competencias y el nivel de talento está mejorando.

Los juegos se disputan en las famosas playas de Río de Janeiro, compartiendo la arena con el fútbol y el fut-vólei, como también en otros parques y canchas en el país. Algunos estadios de fútbol también se acomodan al fútbol americano.

El nuevo deporte ni por asomo disputará la popularidad al fútbol, pero está empezando a dejar su sello. Algunos aficionados dicen que no ven tanto fútbol después de empezar a ver el fútbol americano.

"Decidí cancelar mi suscripción paga para la liga brasileña de fútbol y usé ese dinero en internet de alta velocidad para seguir más fácilmente la NFL", dijo Priscilla Santos, una brasileña de 30 años que se aficionó al deporte por medio de una amiga. "Me di cuenta de que está mucho más organizado que el fútbol aquí. Me encantó inmediatamente y ahora es mi deporte favorito".

Hasta hace poco era difícil encontrar a muchos que supieran sobre el fútbol americano. El deporte era casi exclusivo para extranjeros residentes en el país o los brasileños que vivieron en el exterior. Los brasileños solían decir que las reglas eran demasiado complicadas y se quejaban de que fuera un deporte demasiado violento.

Pero con el crecimiento de la televisión por cable más gente empezó a tener acceso al deporte. La ESPN empezó a transmitir partidos de la NFL en Brasil a principios de la década del 90, y en los últimos años los índices de audiencia empezaron a alcanzar niveles significativos.

El canal transmite hasta seis juegos por semana y la audiencia ha crecido en 29%. ESPN logró el primer lugar de audiencia por cable el día del Super Bowl y en 2013 encabezó todos los canales deportivos en audiencia masculina de 18-24 años con juegos de la NFL.

La liga también es accesible con el canal Esporte Interativo, que dijo que los juegos fueron presenciados por 23,8 millones de personas en Brasil en la temporada pasada, con un promedio de casi 900.000 por partido.

"Todavía estamos tratando de ayudar al televidente a que comprenda algunas de las reglas del deporte, pero notamos que en esta tercera temporada ya hay una base de aficionados muy empapados y muy entusiasmados con la NFL", expresó Fabio Medeiros, director de contenidos del canal.

Los brasileños también están jugando el nuevo deporte. Hay más de 120 equipos de fútbol americano en el país, según la Confederación Brasileña de Fútbol Americano, creada en el 2012 para tratar de promover el deporte. Dice que hay más de 4.800 jugadores activos, en su enorme mayoría brasileños.

"No hay duda de que el deporte crece a paso acelerado", afirmó Daniel Stoler, director de asuntos internacionales de la Confederación. "Notamos que la gente se interesa mucho en el deporte y nos contactan".

Las ligas locales han estado creciendo y algunos partidos son transmitidos por canales locales.

Mitchell, quien jugó en la NFL en la década de 1990, fue contratado como técnico de Maring Pyros esta temporada, luego de sacar campeón del Brasil Bowl a los Cocodrilos de Coritiba. Su llegada acaparó titulares las páginas deportivas de los diarios, generalmente reservadas para noticias de fútbol.

"El próximo paso es encontrar alguien que vea las oportunidades económicas del deporte y entonces sí esto se disparará", sostuvo.

Mitchell dijo que hay una buena base y que algunos de los jugadores locales son lo suficientemente buenos como para jugar en la liga canadiense o en la Arena Football League.

"Creo que en siete a diez años habrá jugadores con nivel de NFL", manifestó. "Los brasileños son grandotes. Lo que hace falta es alguien que pueda comprar todas las ligas y poner una sola persona a cargo, que se le enseñe a todos los chicos en Brasil. Es un país de 200 millones de personas".

Otro ex jugador de la NFL que vino a Brasil es Nic Harris, un linebaker que jugó con los Buffalo Bills en el 2009 y con los Carolina Panthers en el 2010. Vino para jugar con los Tritoes de Vila Velha, campeones de una de las ligas locales en el 2010 tras jugar la final en uno de los estadios más venerados del fútbol, el Vila Belmiro de Santos.

Santos, el equipo de Pelé, es uno de los clubes de fútbol que están tratando de sacarle provecho a la creciente popularidad del fútbol americano. Lo mismo hacen Flamengo, Corinthians y Vasco da Gama, todos los cuales participan en ligas locales. En el 2011, los Emperadores de Fluminense ganaron un título frente a 7.000 aficionados en el estadio Couto Pereira de Coritiba.

El Aplanadora de Corinthians tiene más de 1,2 millones de aficionados en Facebook, más que ocho equipos de la NFL, incluidos los Cincinnati Bengals, Cleveland Browns, Arizona Cardinals y Buffalo Bills.

La NFL está tomando nota.

"Nunca analizamos este caso específico, pero Brasil debería ofrecernos grandes oportunidades. Es un país con gran afición al deporte, una infraestructura fantástica, que mejora año tras año", expresó Mark Waller, vicepresidente de relaciones internacionales de la NFL. "Sería extraordinario para nosotros si pudiésemos hacer algo aquí".