Lanzan gas lacrimógeno a activistas en Hong Kong

La policía hongkonesa empleó el domingo gases lacrimógenos para intentar desalojar a una gran multitud de manifestantes pro democracia reunidos frente a la sede del gobierno.

La policía lanzó latas de gases lacrimógenos hacia la multitud el domingo por la noche, después de pasar horas manteniendo a los manifestantes a raya.

Las nubes de gases lacrimógenos hicieron huir a los manifestantes.

Las autoridades recurrieron a los gases después de que la protesta escalara hasta convertirse en una extraordinaria escena de caos en la que la multitud abarrotó una ajetreada calle y se enfrentó con agentes armados con aerosoles de pimienta.

Los manifestantes intentaban llegar a una sentada masiva que se celebraba ante la sede del gobierno para pedir a Beijing auténticas reformas democráticas en la ex colonia británica.

Estudiantes y activistas llevaban todo el fin de semana acampados en las calles frente al complejo de gobierno. Las marchas comenzaron con grupos de estudiantes, pero para el domingo por la mañana, líderes del más amplio movimiento civil Occupy Central anunciaron que se sumarían al grupo para comenzar una sentada masiva con la que amenazaban desde hacía tiempo.

Los manifestantes se hicieron fuertes en la zona de protesta, empleando cercas de metal que habían llevado las autoridades para controlar a la multitud. Los asistentes se habían protegiendo el rostro y los brazos con plástico, impermeables baratos, gafas de bucear y mascarillas de quirófano, en prevención de un posible ataque con gas pimienta de la policía.

Los miembros de la protesta rechazan la reciente decisión de Beijing de restringir las reformas electorales con vistas a las primeras votaciones para elegir al líder de la ciudad, previstas para 2017.

La policía advirtió a los participantes de lo que describió como reunión ilegal que abandonaran la escena tan pronto como fuera posible, o comenzarían a despejar la zona y hacer detenciones.

Desde el comienzo de las manifestaciones el viernes por la noche han sido detenidas 78 personas, según la policía, que advirtió a los manifestantes que se mantuvieran a distancia por su propia seguridad.

Los organizadores señalaron que la policía se había llevado a varios legisladores pro democracia.

Entre los asistentes estaba el magnate de medios de comunicación Jimmy Lai, propietario del popular Apple Daily, el único diario pro democracia de Hong Kong.