Mujica y CFK inauguran planta desulfurizadora

El presidente uruguayo José Mujica y su colega argentina Cristina Fernández inauguraron el martes una planta desulfurizadora construida por una empresa de Argentina para Ancap, la petrolera estatal de Uruguay, como parte de la remodelación de la única refinería en el país.

En un ambiente de sonrisas y aplausos mutuos, ambos mandatarios resaltaron la importancia de la integración entre los dos países y con el resto de los países sudamericanos.

Sin embargo, sus discursos exhibieron una diferencia radical respecto a quién solventó la nueva planta, "la muestra más cabal" de la integración entre Uruguay y Argentina, según Fernández.

La mandataria señaló que el costo fue de 400 millones de dólares y estuvo financiado por su país.

"Cuatrocientos millones de dólares invertidos por una empresa argentina, ahora sí argentina, en este caso YPF. Recién le preguntaba a Pepe (Mujica) si había habido alguna inversión de algún otro país hermano o lejano de esta magnitud en la única refinería que hay en Uruguay, como es Ancap, y me decía que no", dijo en su discurso.

Mujica, por el contrario, dio a entender que la inversión fue totalmente uruguaya y agradeció al difunto presidente venezolano Hugo Chávez por "facilitar un sistema de crédito benigno que permitió acumular recursos para hacer inversiones de este tipo".

"Si no se hacía esto, Ancap se convertía en fierros viejos, inútiles, porque los motores contemporáneos no bancan (aceptan) el azufre. Quedábamos fuera del circuito, nos quedábamos sin industria. Había que hacerlo o hacerlo", agregó.

La Presidencia uruguaya indicó en su página de internet que el costo de la planta fue de 350 millones de dólares.

Las autoridades de Ancap han manifestado reiteradamente en la prensa que se trata de una inversión de la propia compañía.

Lo afirmado por Fernández, quien recibió las llaves de la ciudad de Montevideo de parte de la alcaldesa Ana Olivera, motivó que recrudecieran las críticas de la oposición uruguaya al homenaje en su honor.

El senador Ope Pasquet, del Partido Colorado, escribió en su cuenta de Twitter: "CFK dijo que la desulfurizadora de Ancap es una inversión argentina; le dimos la llave de la ciudad, y ya empezó a usarla".

Por su parte, Pablo Iturralde, diputado del Partido Nacional, indicó que la inversión fue de Uruguay: "La planta es de los uruguayos, porque todos los uruguayos la pagamos... No debemos nada a CFK".

Mujica criticó a la oposición de su país por no haber concurrido al acto. Solamente un diputado opositor estuvo presente en la inauguración de la planta, pero se retiró cuando Fernández se aprestaba a recibir las llaves de Montevideo.

"Esta obra no la hizo este gobierno ni el otro, es del pueblo uruguayo", afirmó el mandatario.

La nueva planta desulfurizadora permitirá reducir en forma sustancial el nivel de azufre que tienen los combustibles en Uruguay, lo que supondrá una mejora ambiental y la capacidad de producir gasolina para los modelos más modernos de automóviles.