Vilanova renuncia como DT del Barsa por cáncer

El Barcelona anunció el viernes la renuncia de su técnico Tito Vilanova, que se someterá a un tratamiento contra el cáncer.

Bajo una gran expectación mediática, la noticia de la renuncia del timonel catalán fue oficializada en rueda de prensa por el presidente del Barsa, Sandro Rosell, flanqueado por el director deportivo, Andoni Zubizarreta. El plantel azulgrana atendió, conmovido, al acto en su totalidad, con el astro argentino Lionel Messi y el capitán Carles Puyol en primera línea.

Rosell, quien no atendió a preguntas, pidió respeto para Vilanova y su familia y señaló que la directiva anunciará el sucesor del entrenador en los próximos días.

En un tono solemne y emocionado, el presidente se limitó a leer un comunicado médico que declaraba, tras la realización y evaluación de pruebas rutinarias de seguimiento, "incompatible" la enfermedad de Vilanova con su tarea de entrenador.

"Es un golpe muy duro, pero la vida continúa. El Barsa siempre se ha recuperado de los golpes y esto no va ser una excepción", proclamó Rosell.

Vilanova, quien pese a recaer el pasado diciembre del cáncer en la glándula parótida que le impidió entrenar al plantel con regularidad durante la segunda mitad de la temporada, lideró al equipo a conquistar el 22do campeonato de su historia en su primer año como técnico principal, alcanzando los 100 puntos, récord del club.

El entrenador de 44 años no se personó en el acto informativo. Su última comparecencia ante los medios se produjo el martes, cuando se mostró enérgico e incluso arremetió personalmente contra su antecesor en el cargo y teórico amigo, Pep Guardiola, al que acusó de no haberle visitado durante su prolongada estancia en Nueva York, cuando estuvo ingresado por espacio de 10 semanas en 2013.

Varios clubes y futbolistas se solidarizaron con Vilanova y el Barsa.

"El Real Madrid C. F. quiere mostrar su cariño y solidaridad con Tito Vilanova, y lo hace extensivo a su familia, amigos y al F. C. Barcelona", expresó el equipo merengue en un comunicado en su portal. "Desde el Atlético de Madrid queremos expresar todo nuestro apoyo y mandarle mucho ánimo a Tito Vilanova #ÁnimoTito", tuiteó el Atlético.

"Un abrazo fuerte para Tito y toda su familia. Mucha fuerza para seguir luchando en este momento tan difícil", expresó en Twitter el delantero David Villa, quien jugó poco bajo el mando de Vilanova en el Barsa y fue transferido al Atlético para esta temporada.

"José Mourinho, su cuerpo de asistentes y los jugadores de Chelsea también le mandan sus mejores deseos de pronta recuperación a Tito Vilanova", tuiteó, por su parte, el club inglés.

Mourinho tuvo varios encontronazos con el ahora ex timonel del Barsa, incluyendo uno famoso cuando Vilanova era asistente de Guardiola y el entonces entrenador del Real Madrid le metió un dedo en el ojo en medio de una discusión.

Vilanova se formó en el Barsa como futbolista y luego acompañó como segundo entrenador a Guardiola en la etapa más gloriosa de la entidad azulgrana, cuando ambos combinaron para conquistar 14 de los 19 títulos en disputa entre los años 2008 y 2012, incluyendo dos Ligas de Campeones.

Al preparador se le diagnosticó un cáncer por primera vez el 22 de noviembre 2011, siendo ayudante, debiendo ausentarse por un tiempo de sus actividades.

Tras tomar el relevo de Guardiola en la campaña 2012-13, firmó la mejor primera vuelta de la historia de la liga con 55 puntos logrados de 57 posibles, pero su primera recaída le forzó a someterse a tratamiento en Nueva York en febrero, desde donde intentó dirigir al equipo a distancia con la colaboración de su segundo, Jordi Roura. Pero el equipo acusó su baja y perdió empuje, siendo eliminado en semifinales de Copa del Rey por Real Madrid y en Champions por el Bayern de Munich, con traumático global de 7-0 en la eliminatoria.

Rosell indicó que el Barsa suspendió un viaje que tenía previsto el sábado a Polonia para disputar un amistoso.

"Hemos estado reunidos con los jugadores y técnicos que están aquí, y hemos decidido que mañana no jugaremos en Polonia pues no hay ánimos para hacerlo", zanjó.