Abás pide fecha límite a ocupación israelí

Ante las exigencias internas de que presente una nueva estrategia a fin de concretar un estado palestino, Mahmud Abás dijo el viernes que pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que fije las reglas para el diálogo con Israel, incluido un plazo para el retiro de las fuerzas israelíes de tierras palestinas.

En un discurso pronunciado ante los gobernantes de diversos países reunidos en la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente palestino acusó a Israel de llevar a cabo una "guerra genocida" en Gaza, pero no precisó si intentaría acusar de crímenes de guerra a Israel.

"Esta última guerra contra Gaza fue una cadena absoluta de crímenes de guerra perpetrados ante los ojos y oídos del mundo entero, minuto a minuto", dijo Abás. La devastación que desató, agregó, "no tiene igual en los tiempos modernos".

Aunque el presidente palestino habló enérgicamente y a veces se le veía claramente encolerizado, el discurso careció de detalles. Abás no ofreció su propia fecha límite para el retiro israelí, como algunos habían insinuado, ni dijo nada sobre unirse a la Corte Penal Internacional, algo que sus colaboradores han reiterado que se prepara a hacer.

Aunque Abás ha dejado entrever que buscará que se finquen responsabilidades por los supuestos crímenes de guerra que ha cometido Israel contra los Palestinos durante el reciente conflicto que duró 50 días en Gaza, no mencionó si llevaría el caso ante la Corte Penal Internacional.

"No olvidaremos ni perdonaremos, ni permitiremos que los criminales de guerra escapen a su castigo", declaró Abás en su discurso de 30 minutos.

Israel describió las acusaciones de Abás como "un discurso incitador lleno de mentiras".

Las declaraciones de Abbas "ponen de relieve una vez más que él no desea ni puede ser socio para un acuerdo diplomático razonable", declaró el ministro israelí de exteriores, Avigdor Lieberman, en un comunicado. Lieberman criticó al presidente palestino por alinearse con el grupo armado islámico Hamas, que gobierna en Gaza.

Israel lanzó miles de ataques aéreos contra lo que dijo eran objetivos vinculados con Hamás en Gaza, en tanto que los combatientes palestinos dispararon miles de cohetes contra Israel.

Más de 2.100 palestinos perdieron la vida, la enorme mayoría civiles, y unas 18.000 viviendas fueron destruidas, según cifras de la ONU. Un total de 66 soldados y seis civiles murieron por la parte israelí.

Este devastador conflicto debilitó internamente a Abbas en tanto que su rival Hamas incrementó su popularidad entre los palestinos por luchar contra Israel.

___

Los periodistas de The Associated Press Karin Laub en Ramala y Aron Heller en Jerusalén contribuyeron con este despacho.