México: menos expectativas de cuerpo policial

El gobierno de México anunció el martes que será a mediados de 2014 cuando entre en operación un nuevo cuerpo policial llamado gendarmería y que a pesar que desde antes del comienzo del actual gobierno se señaló como uno de los elementos clave de su estrategia de seguridad, no ha logrado concretarse.

El comisionado nacional de seguridad del gobierno federal, Manuel Mondragón, informó que la gendarmería contará con 5.000 elementos y será parte de la Policía Federal. La nueva entidad se encargará de labores de seguridad pública en zonas rurales y cercanas a urbanizaciones para vigilar rutas por donde se transportan mercancías y pasan inmigrantes, además de zonas de producción agrícola y pesquera.

La gendarmería fue mencionada desde antes que el presidente Enrique Peña Nieto asumiera el poder en diciembre de 2012, aunque se habían dado pocos detalles e incluso la idea se ha modificado en los últimos meses, en medio de críticas de algunos expertos sobre su alcance.

Hace unos meses, el mismo Mondragón dijo que sería un cuerpo con naturaleza eminentemente militar y diferente a la Policía Federal, al encargarse sólo de delitos del orden común.

Para analistas, la nueva información muestra que la gendarmería ha perdido el brillo que se le quiso imponer al inicio del gobierno.

"Ha ido perdiendo ambición el proyecto", dijo a The Associated Press Alejandro Hope, analista y ex funcionario de la agencia de inteligencia mexicana.

Consideró que después que se quiso promover como un nuevo cuerpo de seguridad que permitiera asegurar el control territorial, quedará como "una pequeña unidad de la Policía Federal".

Para Jorge Chabat, experto en seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económicas, la nueva forma que parece tomar la gendarmería muestra que "una cosa son los anuncios que se hacen en campaña para ganar y otra gobernar... esto demuestra que no tenían una estrategia tan detallada como aparentaban en la campaña".

"Armar un cuerpo de este tamaño no es cosa de un día para otro", dijo a la AP.

En un encuentro del Consejo Nacional de Seguridad Pública, que reúne al presidente y su gabinete de seguridad con los gobernadores de los estados, Mondragón dijo que los miembros de la gendarmería recibirán capacitación policial, de disciplina castrense "y sensibilidad social". Dijo que se han reclutado un poco más de 1.700 cadetes.

Peña Nieto dijo que la gendarmería tendrá también capacidad para realizar investigaciones.

"Crear una gendarmería nacional va hacia adelante y habrá de consolidarse como una nueva división de la Policía Federal, a partir de elementos civiles con formación militar y policial", señaló.

Para Hope, las dudas anteriores entre la sociedad civil pudieron llevar al gobierno a repensar la idea, aunque "ya no pueden echar enteramente para atrás" sus promesas de campaña y "entonces lo que están tratando es tener algo que se llame gendarmería"

Desde que llegó a la presidencia, Peña Nieto ha dicho que su estrategia de seguridad tiene como prioridad reducir la violencia y recuperar la paz y tranquilidad, y en varios momentos se mencionó a la gendarmería como elemento clave.

El gobierno anterior (2006-2012) estuvo marcado por una escalada de la violencia atribuida principalmente a luchas de los cárteles de las drogas, que según cálculos de este gobierno habría dejado unos 70.000 muertos.

Peña Nieto aseguró el martes que los indicadores de su gobierno muestran avances y afirmó que los homicidios relacionados con delitos federales, incluidos los atribuidos al narcotráfico, se han reducido en 20% en los primeros siete meses de su gobierno respecto al año anterior, aunque no mencionó ninguna cifra específica.

Las cifras sobre homicidios han sido polémicas en los últimos meses e incluso algunos expertos han manifestado sus dudas sobre el alcance de la reducción que asegura el gobierno.

En el mismo acto, el vocero de seguridad federal, Eduardo Sánchez, dijo que el gobierno ha decidido no desglosar los asesinatos ligados a delitos federales, sino sólo homicidios dolosos en general. Aseguró que la distinción se hará para fines de análisis interno, pero si alguien solicita esa información se les podría entregar.

Hope cuestionó el porcentaje mencionado por Peña Nieto, porque dijo que no son datos basados en una investigación. Por ejemplo, explicó, si se localiza un cuerpo (atado) con cinta canela "entonces es (del) crimen organizado", sólo porque en varias ocasiones grupos del narcotráfico realizan esa práctica con sus víctimas.

"No es un dato duro, es un dato inferencial", señaló.

"Las cifras siempre son cuestionables", dijo Chabat, quien señaló que desde abril de 2011 se comenzó a observar un descenso en la curva de homicidios ligados al crimen organizado reportados.

Sin embargo, señaló que eso no necesariamente implica que el país en su conjunto está mejor en materia de seguridad y una muestra es que en los últimos meses se han registrado diversos hechos de violencia, como en el estado occidental de Michoacán, bastión del Cártel de Los Caballeros Templarios.