Demandan en EEUU al primer ministro de la India

Un grupo estadounidense de defensa de los derechos humanos ofreció el viernes una recompensa de 10.000 dólares para cualquiera que pueda entregar al primer ministro de la India un citatorio emitido por un tribunal federal de Nueva York para responder a una demanda que lo acusa de cometer abusos graves hace más de una década.

Las normas de inmunidad para líderes extranjeros visitantes significan que a Narendra Modi no se le pueden enviar papeles para iniciar una demanda, pero el caso, que ha captado la atención del público, arroja una sombra sobre su primer viaje a Estados Unidos como jefe de Estado.

La demanda contra Modi se deriva de acusaciones emitidas hace tiempo de que no hizo lo suficiente para detener disturbios religiosos devastadores en su estado natal de Gujarat en 2002, cuando fungía como jefe de gobierno allí. Más de 1.000 personas, la mayoría de ellas musulmanas, fueron asesinadas en algunos de los hechos de violencia más graves que hayan sucedido en la India desde que se independizó de Gran Bretaña en 1947.

El grupo activista por los derechos humanos, el Centro Estadounidense de Justicia, interpuso la demanda el jueves ante un tribunal federal en Manhattan en representación de dos sobrevivientes de la violencia de los que no se dio a conocer su nombre. Los demandantes buscan una compensación monetaria, así como un fallo de que la conducta de Modi equivalió a genocidio.

El caso legal será una molestia para Modi, aunque es improbable que tenga un impacto significativo en su viaje que tanto Washington como Nueva Delhi esperan pueda mejorar los tensos vínculos entre las dos democracias más grandes del mundo.

Josh Earnest, secretario de prensa de la Casa Blanca, dijo el viernes que, como principio legal general, los jefes de Estado en funciones disfrutan de inmunidad ante las demandas en su contra que se presenten en cortes estadounidenses mientras se encuentren en el país. También gozan de "inviolabilidad personal", lo que significa que no se les puede entregar personalmente o enviarles papeles para iniciar el proceso de una demanda.

"No preveo que eso (la demanda) vaya a tener ningún impacto en su muy importante visita a Estados Unidos y a la Casa Blanca", dijo Earnest a reporteros.

Modi ha negado haber desempeñado papel alguno en los hechos de violencia en Gujarat, y la Corte Suprema de la India dijo que no tenía nada que presentar en su contra. Pero las sospechas fueron suficientes para que Estados Unidos le negara una visa en 2005. Sin embargo, a medida que se hizo evidente que se convertiría en primer ministro, Washington indicó que no habría problema si viajaba a territorio estadounidense.

La cancillería de la India describió el caso como "un intento frívolo y malicioso" para distraer la atención de la visita de Modi. Indicó que se están tomando "medidas apropiadas" para atender el asunto, sin proporcionar más detalles.

Modi fue elegido primer ministro en mayo. Llegó a Nueva York el viernes y se espera que tenga una bienvenida que sólo suele darse a las estrellas de rock: una presentación el domingo en el Madison Square Garden para la cual ya se agotaron los boletos. Durante su viaje de cinco días hablará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y se reunirá con el presidente Barack Obama en Washington. Obama estuvo entre los primeros líderes occidentales en llamar a Modi para felicitarlo cuando su partido ascendió al poder.

Modi sigue siendo una figura controvertida en el país de 1.200 millones de habitantes, en gran medida debido a los disturbios de Gujarat.

Como jefe de gobierno de ese estado, estaba al mando en 2002 cuando multitudes hinduistas hicieron desmanes en vecindarios y pueblos musulmanes. Los disturbios comenzaron después de la muerte de 60 pasajeros por un incendio en un tren lleno de peregrinos hinduistas.

___

Los periodistas de The Associated Press Ulana Ilnytzky en Nueva York, Nedra Pickler en Washington y Elizabeth A. Kennedy y Chonchui Ngashangva en Nueva Delhi contribuyeron con este despacho.