Parlamento británico debate ataques a insurgentes

El primer ministro británico, David Cameron, realizó el viernes una apasionada petición para que Reino Unido se una a Estados Unidos y una coalición de países occidentales y árabes en sus ataques aéreos para frenar al grupo insurgente Estado Islámico en Irak.

Cameron dijo en una tensa Cámara de los Comunes que no había problema más serio que preguntar al país que destine fuerzas armadas para conflictos. En varias ocasiones hizo hincapié en que no se planearon tropas de combate, pero apenas pudo seguir con su declaración ya que los legisladores le acribillaron a preguntas sobre esta medida.

"Creo que es nuestro deber tomar parte", dijo. "Esta operación internacional es para proteger también a nuestra gente, y proteger las calles de Reino Unido no debería ser una tarea que estemos dispuestos a subcontratar por completo a otras fuerzas aéreas de otros países".

Se espera que los legisladores aprueben la moción, que está apoyada por los tres principales partidos del país y llega un día después de la petición de ayuda del primer ministro iraquí.

La propuesta no contiene ninguna acción en Siria. Los críticos dicen que esto sería ilegal porque el presidente sirio Bashar Assad no ha invitado a extranjeros a salir en su ayuda.

El ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, rechazó el viernes especular sobre cuánto podría durar la campaña militar, pero los legisladores imaginan una acción a largo plazo.

"Estamos entrando en esto con los ojos abiertos", dijo Hammond a Sky News, añadiendo que el grupo Estado Islámico es una amenaza a la seguridad nacional.

Dinamarca y Bélgica estaban considerando también el viernes si unirse, o no, a la coalición.