Detienen a 9 presuntos islamistas en España

España y Marruecos desmantelaron una célula transfronteriza en el enclave español de Melilla y la vecina ciudad marroquí de Nador que se dedicaba a reclutar yihadistas para combatir con el grupo Estado Islámico, dijeron ambos países el viernes.

El Ministerio de Interior español dijo que el líder coordinaba la célula junto con su hermano, un ex soldado español que actualmente está en las filas del grupo islamista. Especialista en el manejo de armas y explosivos, el ex soldado ingresó en 2012 a un grupo vinculado con al-Qaida, el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental, o MUJAO, que luchaba en Mali.

El comunicado marroquí dijo también que la célula desmantelada tenía contactos con otra organización extremista que combate en Mali, Al-Qaida en el Magreb Islámico. Añadió que el líder de la célula era sospechoso de participar en el robo y tráfico de vehículos robados para recaudar fondos para el grupo Estado Islámico, que controla grandes partes de Irak y Siria.

Marruecos ha sido una importante fuente de reclutas para grupos extremistas islámicos, primero para los que combatían en Mali y más tarde en Siria.

Esta es la segunda operación conjunta entre España y Marruecos en un mes. El 14 de agosto desmantelaron otra red de reclutamiento, esta vez ubicada en Ceuta, el otro enclave español en el norte de África.

Ambos países han arrestado a decenas de presuntos yihadistas en los últimos años, especialmente en el entorno de Ceuta y Melilla.

La ciudad de Fez, en el norte de Marruecos, también ha sido un foco para esto tipo de redes, con una de ellas desmantelada el pasado 12 de septiembre.

Marruecos reforzó sus leyes antiterroristas el 18 de septiembre con penas de hasta 15 años de cárcel y una multa máxima de 58.000 dólares para quienes busquen integrarse en grupos extremistas.

El jueves, un tribunal marroquí dictó penas de tres a cinco años de prisión para cuatro hombres condenados por reclutar a gente para grupos terroristas.