Texas: Subastan fusil usado en masacre de 1966

Un fusil empleado por un francotirador en la matanza de la Universidad de Texas en 1966 en la que murieron 16 personas y decenas más quedaron heridas está siendo subastado en internet.

Las ofertas comienzan a partir de 25.000 dólares por el fusil que Charles Whitman, de 25 años, utilizó para disparar desde la parte superior de una torre con un reloj en el campus en Austin.

Donald Weiss de Dallas le dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica el jueves que está ayudando al propietario del Remington 700 a venderlo, luego de que ha cambiado de manos varias veces a través de las décadas. Se aceptan ofertas en el cibersitio de Texas Gun Trader, empresa que permite que los entusiastas de las armas en el estado las compren, vendan y canjeen.

El fusil estaba en la lista de un inventario de un tribunal de testamentarías en el Condado Travis, de acuerdo con una copia del documento de 1967 compartido con la AP. El albacea del testamento de Whitman vendió el arma y otras seis recuperadas del arsenal que éste tenía en la torre a un comerciante de armamento en Wichita Falls, de acuerdo con Weiss.

"En Texas así se manejan las cosas: sin importar lo que ocurrió ni cuántas personas fueron baleadas, esto es propiedad privada", afirmó. Declinó revelar la identidad del propietario.

Whitman era un estudiante en Texas y ex infante de Marina cuando abrió fuego justo antes del mediodía el 1 de agosto de 1966.

Los policías que lograron abrirse paso hasta el mirador de la torre lo mataron a tiros después de que el francotirador pasó más de una hora disparándole a la gente con una puntería aterradora, alcanzando a personas que estaban a más de 450 metros (500 yardas) de distancia.

Posteriormente las autoridades determinaron que el agresor también mató a su esposa y a su mamá horas antes de que subiera a la torre.

Más de tres décadas después, un 17mo fallecimiento le fue atribuido a Whitman en 2001 cuando un hombre de Fort Worth murió a consecuencia de las lesiones que sufrió en el tiroteo.

El hermano y la tía de Mary Jane Flowers fueron asesinados en esa balacera, y su madre quedó parapléjica. Flowers, que vive en West Memphis, Arkansas, quedó "muy sorprendida" al enterarse de la venta.

"No puedo imaginar quién querría eso o qué haría con él", afirmó en una entrevista telefónica.

Fue la balacera más letal en una universidad a manos de un atacante solitario hasta 2007, cuando un estudiante en Virginia Tech mató a balazos a 32 personas e hirió a 17 más.

"No estamos sacando provecho de la parte horrenda", dijo Weiss. "Esto es estrictamente para coleccionistas, por su valor histórico".